Agentes del Cuerpo Nacional de Policía de Castellón han detenido a D.C.L., español y de 32 años, como presunto autor de un delito relativo a la prostitución.

Según fuentes cercanas al caso, el arrestado habría obligado, presuntamente, a una inquilina de su vivienda en la capital de la Plana a ofrecer sus servicios sexuales en contra de su voluntad. La mujer, como explicaron las mismas fuentes, interpuso la denuncia en la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía al verse “indefensa” por la situación que estaba viviendo y por la presión que ejercía sobre ella el dueño y casero del apartamento donde estaba residiendo en régimen de alquiler.

Cabe destacar que entre las funciones de la Policía Nacional se encuentra la investigación y persecución de los delitos relativos a la prostitución, tipificado en el artículo 188.1 del Código Penal, del que serían responsables todos aquellos que hubieran empleado violencia, intimidación o engaño para obligar a la víctima a ejercer la prostitución o a mantenerse en ella, o para ello hubieran abusado de una situación de superioridad o de necesidad o vulnerabilidad de dicha víctima; así como aquellos que hubieran obtenido lucro o beneficio económico explotando la prostitución de la misma, con independencia del consentimiento o no de esta.

Así, cuando la mujer puso la denuncia por estos hechos, los agentes iniciaron una operación para localizar y detener al dueño de la vivienda, que fue rápidamente interceptado, ya que la afectada les proporcionó la dirección donde estaba la vivienda.

Cuando la Policía Nacional detuvo a este hombre, los agentes le leyeron sus derecho y lo sometieron a un interrogatorio. Tras esto, quedó imputado como presunto autor de amenazas y por obligar a la denunciante a ejercer la prostitución para beneficio del mismo. El detenido, vecino de la ciudad, carecía de antecedentes y fue puesto en libertad con cargos teniendo la obligación de acudir ante la autoridad judicial. H