) La Policía Nacionalde Castellón ha desarticulado una red familiar dedicada presuntamente al tráfico de drogas en el marco de la 'Operación Periquito',que se ha saldado con un total de 11 detenidos y la incautación de 1.772 gramosde cocaína, varias armas, cinco vehículos de alta gama y 35.000 euros en efectivo. De los detenidos puestos a disposición judicial, seis ya han ingresado en prisión.

Según han informado fuentes policiales en un comunicado, en el "negocio familiar" participaban todos los miembros, que realizaban diferentes funciones bajo la dirección y control de la matriarca, apodada 'Chelo', una mujer española de 53 años de edad con 28 detenciones anteriores a sus espaldas, que se había convertido en un fuerte baluarte en la zona de Castellón.

Tras la desarticulación policial de otras familias dedicadas a la venta de droga, este clan se habría hecho cargo, han explicado las mismas fuentes, del suministro de cocaína y heroína al grupo Perpetuo Socorro y Extramuros de Poniente, punto donde 'Chelo' tenía su cuartel general.

La primera fase de la operación policial se centró en una rama filial del clan, que era la encargada de obtener la cocaína por kilogramos y repartirla después a otros miembros de la familia para que éstos la prepararan con sustancia de corte y procedieran a su venta al menudeo.

Cuando se disponían a realizar un intercambio, agentes policiales frustraron la acción y se incautaron de un kilo de cocaína, casi 27.000 euros en efectivo, tres coches de alta gama y una pistola preparada para hacer fuego. En este operativo resultaron detenidas cinco personas, dándose a la fuga uno de los investigados, hijo de la Chelo', quien ya fue detenido en 2003, 2006 y 2007 por delitos de tráfico de droga de los que está pendiente de juicio y que actualmente se encuentra huido de la justicia.

En la segunda fase el objetivo se centró en la rama de la organización dedicada a la venta directa a los consumidores y la distribución a pequeña escala entre otras familias. Durante su transcurso se han efectuado cuatro registros domiciliarios, tres de ellos en Almassora y el cuarto en casa de 'Chelo'. UN CLAN "DE REFERENCIA" EN LA ZONA

Estos registros se han saldado con seis detención y la intervención de 600 gramos de cocaína, 24 gramos de heroína, varias balanzas de precisión, alambres, plásticos y sustancias de corte, además de casi 7.000 euros en efectivo y un revólver de gran calibre, que al igual que el arma intervenida en la fase anterior, se trata de un arma robada, ambas pendientes de comprobaciones sobre su implicación en otros delitos.

Con estas once detencionesla Policía Nacional da por desarticulado el clan, que "se había convertido en punto importante de referencia en la zona, aumentando su profesionalización y peligrosidad", han indicado fuentes policiales, que han agregado que los arrestados mostraban "sin discreción alguna los grandes beneficios que les proporcionaba esta actividad, utlizando coches de alta gama, joyas y efectos de gran valor de los que no dudaban en exhibir ante otras familias para demostrar su estatus".