Una nueva tragedia en la carretera ayer en la provincia. Una mujer, Amalia M., de 75 años, y vecina de Castellón, murió en un accidente de tráfico ocurrido en el kilómetro 15,500 de la CV-20, junto a la ermita del Salvador de la localidad de Onda.

Mientras, su marido, J.L.G.S., de 80 años, y su hija, de 45, que era la conductora del vehículo, resultaban heridos graves, el hombre con una fractura abierta en la pierna y la mujer con contusiones y magulladuras en el rostro. El siniestro ocurría sobre las 15.45 horas, cuando el Opel Corsa en el que viajaban el hombre y las dos mujeres, se salió de la calzada volcando en un desnivel y estampándose contra un árbol. Los tres miembros de la familia regresaban de Ludiente donde habían disfrutado de las fiestas que celebra la localidad.

En el lugar del siniestro se personaron efectivos de la Guardia Civil, que procedió a realizar el atestado, del Samu y del Consorcio de Bomberos de Onda y Nules que comprobaron que los tres ocupantes del coche estaban atrapados, procediendo a su excarcelación. Los servicios sanitarios confirmaron que una de las mujeres había fallecido, mientras que la otra era trasladada en ambulancia hasta el Hospital General de Castellón y el hombre llevado en el helicóptero medicalizado también hasta el centro sanitario. Ambos entraron por Urgencias y quedaron ingresados.

Se desconocen las causas del accidente, solo que el coche se salió de la carretera en un punto de bastante visibilidad, justo antes de una curva peligrosa, precisamente donde han ocurrido con frecuencia varios accidentes de tráfico. Las dotaciones del Consorcio de Bomberos de Onda estuvo conformada por tres vehículos y siete bomberos, mientras que la de Nules la componían tres vehículos, cuatro bomberos, un cabo y un sargento. H