Un grupo de ladrones forzó el martes el coche de un comercial de joyería, aparcado en la localidad de Arroyomolinos (Madrid), y se apoderó de piezas y alhajas valoradas en más de 100.000 euros, informaron fuentes policiales.

El modus operandi es muy similar al robo ocurrido el pasado domingo en Alcalá de Henares, cuando una pareja de cacos desvalijó el vehículo de un comercial de joyería que lo había aparcado en la Vía Complutense, llevándose también más de 100.000 euros en joyas. Al igual que entonces, los ladrones aprovecharon una parada que efectuó un representante de joyería para realizar unos recados personales, cuando, utilizando una sierra eléctrica, abrieron una de las puertas de su vehículo y se llevó varias mantas, todas ellas llenas de joyas.

La Policía Nacional y la Guardia Civil sospechan que en ambos casos el grupo de ladrones había seguido previamente a las víctimas, conocían que llevaban las joyas dentro del coche y tenían perfectamente controlado los golpes.

De hecho, la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, señaló que el robo del domingo “fue algo muy organizado porque sabían a por quién iban y la mercancía de esa persona”.

Ahora, los investigadores están intercambiando información. Los agentes sospechan que ambos robos pueden estar relacionados y los autores sean los mismos, indicaron las mismas fuentes. H