La Guardia Civil investiga un suceso ocurrido en la vivienda de una familia situada en la localidad toledana de Torrijos, en la que un padre fue encontrado muerto --tras lanzarse por el balcón de la vivienda--, y un bebé fallecido, sin signos externos de violencia. Los agentes también encontraron a la madre del pequeño con heridas en la cabeza.

Según informó la Delegación del Gobierno en Toledo, a las 5.50 horas de ayer, la Guardia Civil y la Policía Local de Torrijos fueron avisados de que en una vivienda había ruidos y fuertes golpes por una discusión familiar.

Al llegar a la casa los agentes encontraron a un hombre fallecido en el patio interior del bloque de viviendas, que responde a las iniciales E.A.E., de nacionalidad marroquí, y observaron un incendio en uno de los pisos.

Al entrar en el inmueble en llamas, la Guardia Civil encontró a un bebé fallecido, sin signos externos de violencia, y a una mujer con heridas en la cabeza, que fue inmediatamente trasladada al Hospital Virgen de la Salud de Toledo. El incendio fue sofocado por los bomberos de Santa Olalla. Según confirmaron fuentes del centro hospitalario, la mujer ingresó en el hospital pasadas las 7.00 horas y presenta un traumatismo craneoencefálico severo. Su estado es muy grave.

Se da la circunstancia que el varón hallado muerto fue detenido por la Guardia Civil el pasado 15 de mayo como presunto autor de tentativa de detención ilegal al intentar llevarse a un menor que se encontraba con su abuelo en un parque de Torrijos.

GOLPEADA // Por su parte, el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Jesús Labrador, confirmó que la mujer herida presentaba diversos golpes en la cabeza realizados “con un objeto contundente”. A preguntas de los medios de comunicación, Labrador solo señaló que el hombre fallecido “aparentemente se podría haber arrojado” al patio del interior del bloque donde fue hallado.

El delegado del Gobierno también comentó que, por el momento, se desconocen las causas del fallecimiento del bebé, aunque añadió que las autoridades judiciales han decretado el secreto de sumario en torno a lo ocurrido y por ello ha rehusado ofrecer más datos con el fin de poder “garantizar las investigaciones”.

Respecto al hecho de que el varón encontrado muerto hubiese sido detenido por la Guardia Civil el pasado 15 de mayo por intentar llevarse a un menor de un parque, Labrador manifestó que “no tienen nada que ver unos hechos con otros” y que se trataría de “una coincidencia”. H