La Policía Nacional investiga las circunstancias de la muerte de una joven de 23 años cuyo cuerpo sin vida fue encontrado el miércoles en una calle de Alicante. La primera revisión del cadáver no había detectado signos aparentes de violencia, si bien la autopsia realizada ayer ha revelado que falleció de forma violenta, según confirmó la Comisaría Provincial de Alicante.

El cadáver, que no portaba documentación ninguna, fue encontrado por un empleado del servicio de limpieza a las 6.30 horas de este miércoles, a la altura del número 12 de la calle Madrid de Alicante.

El personal del Servicio de Atención Médica Urgente (Samu) que acudió al lugar de los hechos apreció que presentaba traumatismos en cara y cuello, según indicó el Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU).

Por su parte, la forense que autorizó el levantamiento del cadáver, en una primera inspección del cuerpo no apreció signos externos de violencia, pero la autopsia ha revelado que la muerte fue violenta. Los agentes han iniciado una investigación para tratar de esclarecer las circunstancias de la muerte de la joven, que ya ha sido identificada como una ciudadana rumana. H