Uno de los mayores robos de joyas de la historia de España, con un botín de 23 millones de euros, ha quedado resuelto, según la Policía Nacional, que ayer informó de la detención de 17 personas relacionadas con el atraco a una empresa de alta relojería de Madrid en diciembre del 2012. La operación, sin embargo, continúa abierta.

Los ladrones sustrajeron 1.710 relojes de lujo suizos del almacén de la distribuidora de joyería, a plena luz del día y con las contraseñas necesarias para acceder al local, ubicado en el distrito de Ciudad Lineal. Los autores del robo lograron acceder a la cámara acorazada, donde se guardaban los relojes, sin ser detectados por los sofisticados sistemas de seguridad de la empresa. Una vez en la estancia correcta, utilizaron una lanza térmica para sustraer las piezas, que tenían un valor en el mercado cada una de entre 2.000 y 270.000 euros.

BOTÍN MILLONARIO // El botín total fue de 1.710 relojes de prestigiosas marcas suizas valorados en más de 23 millones de euros, de los que los ladrones habrían obtenido ya con su venta unos siete millones de euros, según explicó ayer el jefe superior de la Policía de Madrid, Alfonso José Fernández Díez al hacer pública la operación policial.

La policía investiga aún cómo lograron las claves para acceder al interior del recinto aunque descarta la participación de algún trabajador de la empresa robada. A los investigadores, según Fernández Díez, les resultó muy difícil rastrear el golpe, que fue planificado y cometido con extrema profesionalidad, habilidad y discreción. Los ladrones no hicieron saltar ninguna alarma y no existen imágenes del robo registradas por cámaras de seguridad.

Entre los 17 detenidos, está el supuesto autor intelectual del asalto, Ismael A.V., alias el Troll, de 35 años y con más de 40 antecedentes policiales, en su mayoría por robo. El Troll es un conocido alunicero que operaba en los barrios más caros de Madrid. El inspector jefe Dionisio Martín definió ayer al Troll como la “gran mente pensante” del asalto. H