Un chico de 21 años ha sido detenido la madrugada del sábado al domingo en San Sebastián, acusado de intentar robar en un local de jóvenes y de haber agredido con una botella a uno de ellos, que tuvo que ser trasladado a un centro sanitario con una herida en la cabeza, según el Departamento vasco de Seguridad.

El suceso se produjo pasada la medianoche, cuando el presunto ladrón, que contaba con diversos antecedentes por agresiones y robos, accedió a una lonja situada en el centro de la capital guipuzcoana y, tras bajar la persiana, ordenó al grupo de jóvenes que se encontraban en su interior que dejaran sus móviles y el dinero sobre la mesa, mientras les amenzaba diciendo que llevaba una pistola.

Tras ello, se desató una trifulca en la que los jóvenes que estaban en el local intentaron defenderse, durante la cual una de las víctimas recibió el impacto de una botella de cristal arrojada por el joven delincuente, que le causó una herida abierta en la frente.

Al parecer, los gritos de la pelea fueron escuchados por agentes de la Ertzaintza que se hallaba por la zona y otra patrulla detuvo después al presunto agresor, cuando ya había abandonado el local. H