Un conductor francés ha sido sorprendido en Benlloch cuando transportaba en una furgoneta 360 kilos de hachís.

Las investigaciones de la Policía Nacional se iniciaron a principios de febrero, cuando los agentes conocieron que se podría estar preparando un transporte de sustancias estupefacientes, posiblemente hachís, desde Gibraltar, a través del cinturón mediterráneo y utilizando vehículos de alquiler.

Los policías averiguaron que el martes pasado, una furgoneta de gran tamaño, marca Mercedes, estaría transportando una importante cantidad de hachís, y que podría estar circulando por la provincia de Alicante dirección a Valencia.

Inmediatamente los agentes establecieron un dispositivo para su localización, localizándolo sobre las nueve de la noche, en la localidad castellonense de Benlloch, concretamente en la carretera secundaria CV-13, una furgoneta Mercedes Vito que circulaba a gran velocidad dirección a la autovía AP-7.

El conductor, al percatarse de la presencia policial, intentó burlarles realizando maniobras que pusieron en grave peligro la seguridad del tráfico, embistiendo repetidas ocasiones los vehículos policiales intentando sacarles de la calzada. Los agentes lograron detener el vehículo y detener a su conductor, que opuso una fuerte resistencia, llegando a lesionar a uno de los policías en el tobillo.

Los agentes localizaron en el interior de la furgoneta 12 fardos rectangulares, conteniendo en su interior cada uno de ellos 30 tabletas de aproximadamente un kilo cada una, de una sustancia vegetal de color marrón, al parecer hachís. El peso total de la sustancia intervenida asciende a 360 kilos.

Por tal motivo fue arrestado su conductor, un ciudadano francés de 39 años, fue arrestado como presunto autor de un delito contra la salud pública, otro contra la seguridad vial y otro delito de atentado a agente de la autoridad.

El detenido, sin antecedentes policiales, pasó a disposición del Juzgado de Instrucción número 4 de Castellón.

Las investigaciones han sido llevadas a cabo por las Unidades Contra la Droga y el Crimen Organizado (Udyco) de Valencia, Fuengirola y Castellón