Iba muy borracha”. Estas fueron las declaraciones que realizó ayer Antonia Mateu, la vecina de Nules acusada de quemarle el piso a su exnovio utilizando para ello papel higiénico después de que este le dijera que se marchara de allí. La mujer se confesó autora del delito, pero alegó ante los magistrados de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Castellón que en aquella época sufría una grave dependencia al alcohol, por lo que prendió fuego a la vivienda sin saber realmente lo que hacía.

Cabe recordar que los hechos sucedieron en agosto del 2009, en el grupo Primero de Mayo, escalera 6 de Nules. La mujer quemó el piso, ubicado en una tercera planta, por lo que numerosas familias del edificio y de otros contiguos tuvieron que ser desalojadas, causando, además, graves desperfectos en las escaleras y espacios comunes de la finca.

La víctima, el propietario del piso y exnovio de la mujer, explicó en la sala que la acusada tenía una grave dependencia al alcohol. “Ella estaba viviendo en mi casa pese a que hacía unos siete u ocho meses que habíamos dejado nuestra relación sentimental. El problema que ella tenía es que bebía mucho y cuando digo mucho quiero decir barbaridades. Todos los días. El agua ni la probaba”.

Y prosiguió: “No solo ingería alcohol, sino que lo mezclaba con pastillas. Aquello era un desastre. Hasta intentó suicidarse”.

NO DISCUTIERON // El afectado manifestó: “Ese día yo entré en la casa para cambiarme de ropa, porque tenía mis cosas en un armario. Me cambié y dejé la ropa sucia en la lavadora. Yo no discutí con ella, más que nada porque ni nos hablábamos. Además, cuando me vio puso cara de perros. Entonces, antes de salir del piso, le dije: Antonia, mira, buenamente, cuando puedas, te vas. Te buscas otra casa y te vas buenamente. En ningún momento discutimos”.

Tras estas palabras, como la propia acusada confesó, puso papel higiénico y ropa sobre las camas y el sofá y le prendió fuego a las prendas con un mechero.

Durante el juicio también declararon dos guardias civiles de la Unidad de Incendios de Valencia, quienes aseguraron que el fuego fue provocado, ya que encontraron tres focos: dos en los dormitorios, sobre las camas, y un tercero en el salón, sobre el sofá.

Los forenses ratificaron que la mujer sufre una dependencia alcohólica de larga duración.

El fiscal pide 8 años de cárcel o bien cinco de libertad vigilada con tratamiento para su enfermedad. Mientras, la defensa reclama tres meses de cárcel y tratamiento para el alcoholismo. H