Un incendio de cultivos abandonados, solares y escombros, registrado en la ronda sur, cerca de la Ciudad del Transporte, obligó ayer a cortar al tráfico la N-340 a su paso por la capital de la Plana. El aviso se registró sobre las 13.00 horas y de inmediato actuaron los bomberos del Ayuntamiento de Castellón, quienes es se afanaron a sofocar las llamas para evitar que afectaran al vial y a las casas situadas en la zona.

El abundante humo negro, producido por la existencia de neumáticos y basura, no permitía circular con seguridad por lo que fue necesario desviar el paso de vehículos al no garantizar una conducción segura. La circulación no se restableció con normalidad hasta las 14.56 horas.

En los primeros momentos saltaron las alarmas al haber en la zona del incendio diseminadas numerosas viviendas, aunque no fue necesario el desalojo, según la Policía Local. Un bombero resultó herido en las tareas de extinción, al torcerse el tobillo.

En total, se han calcinado 20.000 metros cuadrados de matorral y huertos abandonados. El fuego se dio por controlado a las 15.00 horas, aunque los bomberos continuaron refrescando la zona al haber mucho viento y al estar muy seca la vegetación. H