Siete de los 15 detenidos de la red criminal de Castellón que cometió 64 robos en domicilios de 11 provincias españolas pasan hoy a disposición judicial en la localidad catalana de Balaguer (Lleida), según informaron ayer a Mediterráneo los Mosos d’Esquadra.

Otros seis arrestados comparecieron ante el juez en el mismo municipio este martes, mientras que uno ingresó en prisión por tener una requisitoria en vigor y otro quedó en libertad con cargos, aunque se mantiene su imputación por estos hechos.

La Guardia Civil mantiene abierta la investigación y espera poder cerrarla en un plazo máximo de una semana, según explicó el coronel jefe de la comandancia en Castellón, Juan José Miralles. Apuntó, además, que habrá nuevas detenciones, que se sumarán a las 14 efectuadas en la provincia y otra más en Reus. Los integrantes de la organización investigada se dedicaban al robo en viviendas y a la venta y distribución de sustancias estupefacientes. Están acusados de robo con fuerza, atentado contra agente de la autoridad, falsificación documental, usurpación, receptación contra la salud pública y pertenencia a grupo criminal.

Durante la macrooperación de este lunes se practicaron siete registros en casas de Benicàssim, Benicarló, Peñíscola, Grao de Castellón, Reus y el Vendrell. H