ALICANTE. Una fábrica ilegal de cigarrillos fue desmantelada por la Policía de la Generalitat valenciana en una casa de campo a las afueras de Elche, donde se hallaron 600 kilogramos de hojas secas de tabaco y 8.500 cajetillas vacías de cartón sin anagramas. El operativo se inició después de que se localizara a una persona que vendía estos cigarrillos, a un precio inferior, por diversos bares y establecimientos públicos. Una vez interceptado, el hombre reconoció que era el propietario de la planta clandestina de transformación de hoja seca de tabaco en cigarrillos en Elche. EFE