Estaba de vacaciones, junto a su esposa, en el Parador de Benicarló. Ayer a mediodía decidió ir a darse un baño a la playa del Morrongo de Benicarló y no regresó.

Un hombre, de nacionalidad alemana y residente en Francia, falleció ahogado sobre las 15.00 horas. Tenía 80 años.

En la arena nadie presintió la desgracia. El hombre se acercó hasta la orilla y fue introduciéndose, poco a poco, en el mar. De repente, según cuentan los testigos, se desvaneció en el agua y se levantó, avanzando unos pasos con dificultad, y volvió a caer.

Una mujer que se encontraba en la misma playa, al observar los extraños movimientos del bañista, alertó a los socorristas, que fueron a auxiliarle. También prestó su ayuda otro hombre, que estaba en el Morrongo y que no dudó un momento en lanzarse al agua para intentar colaborar.

Sin embargo, todos los esfuerzos por salvar su vida fueron inútiles. Aunque algunos bañistas aseguraron que el hombre aún estaba vivo cuando fue sacado a la arena, los intentos por reanimarlo resultaron vanos. “Han hecho todo lo que han podido, se han empleado a fondo para salvarlo, pero no ha podido ser”, comentó una mujer que presenció la frustrada reanimación. “Al principio, parecía que iba a volver en sí, porque expulsaba el agua por la boca, pero creo que habrá sufrido un infarto o un corte de digestión”, relataba la testigo.

Agentes de la Guardia Civil y de la Policía Local se desplazaron hasta el lugar, mientras el fallecido yacía sobre la arena.

El cuerpo fue trasladado al Instituto Anatómico forense de Castellón, donde se le realizará la autopsia que aclarará las circunstancias exactas de la muerte.

IDENTIFICACIÓN // Durante cuatro horas, los efectivos no pudieron identificar al bañista fallecido, pues únicamente llevaba en el momento del óbito el bañador. La ausencia de documentación o familiares dificultaron la tarea, hasta que encontraron a su mujer. H