Castellón llora la muerte de Nerea y Martina, las dos niñas asesinadas a manos de su padre. El Ayuntamiento de la capital de la Plana decretó ayer dos días de luto oficial --hasta las 12.00 de mañana jueves-- en señal de duelo ciudadano, con las banderas a media asta en todos los edificios municipales y la suspensión de todos los actos oficiales.

También convocó dos concentraciones, la más multitudinaria, por la tarde, a la que se sumaron la alcaldesa, Amparo Marco; la subdelegada del Gobierno, Soledad Ten, y la rectora Eva Alcón, junto a decenas de ciudadanos, así como un minuto de silencio al mediodía en la plaza del Ayuntamiento. Igualmente lo hubo en la plaza de las Aulas, convocado por la Diputación. Los centros escolares quisieron mostrar, asimismo, su dolor y el máximo apoyo a la familia, a través de distintas concentraciones.

«No más violencia machista. Descansad angelitos», era el mensaje que circulaba ayer por las redes sociales como muestra de repulsa por la muerte de Nerea y Martina. Crespones negros en señal de duelo tiñeron las redes.

REY // El rey Felipe VI quiso mostrar su «repulsa y condena» por el crimen y trasladó también su cariño y solidaridad a la familia de las menores y a su entorno por esa «muerte tan terrible».

A su vez, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, mostró también su apoyo y cariño: «Estamos ante una terrible realidad que debemos erradicar».

El president de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, lamentó las dos muertes y apeló a la educación como «la mejor herramienta de progreso» para erradicar la violencia machista.

El presidente de Diputación, Javier Moliner, señaló que «hay noticias que resultan siempre escalofriantes, pero cuando ocurren tan cerca la rabia, el dolor y la indignación encogen el corazón».

La vicealcaldesa, Ali Brancal, dijo que el doble parricidio supone «una bofetada» para «aquellas mujeres que están en proceso de denunciar o seguir adelante con una separación». «Hemos de estar atentos para evitar estas situaciones y que no se repitan», señaló.

Las muestras de condolencia se sucedieron desde colectivos como la coordinadora de asociaciones de vecinos de Castellon Coasveca, que mostró su «rabia e impotencia por lo ocurrido» en la capital, o Raval de la Trinitat y la Federación de Colles de Castelló.

Mónica Oltra, vicepresidenta del Consell, reveló que «todo apunta» a una «venganza y maltrato hacia la madre» de las víctimas. Consideró lo ocurrido «un golpe terrible» y si, además, se ejerce contra dos niñas, a las que se les ha «segado la vida cuando la tenían toda por delante», es «difícil hacer una valoración sin quebrarnos como sociedad».

Al respecto, desde Save the Children se urge a aprobar «cuanto antes» la ley integral de protección de la infancia frente a todo tipo de violencia, tras lo ocurrido en Castellón. Desde la oenegé explican que desde la aprobación de la ley de infancia y adolescencia en el 2015 «las medidas de las que gozan son únicamente las asignadas a sus madres y aún no se tiene suficientemente en cuenta el peligro que supone para un menor convivir con un padre maltratador», detallan. Por ello, proponen iniciativas específicas de protección para los críos mediante la suspensión de visitas del agresor, si los padres están separados o la suspensión de la guarda y custodia de los progenitores agresores desde que se tiene conocimiento del caso.

Las asociaciones de padres de alumnos también reclaman «que los niños, los más vulnerables, no sirvan como moneda de cambio a los problemas de los adultos», como indican desde la AMPA del Vicent Marçà. La FAMPA Penyagolosa se sumó a la enérgica condena ante este nuevo y trágico acto de violencia machista.

Las concentraciones se sucederán hoy en puntos de la provincia, como la Subdelegación del Gobierno o los ayuntamientos. El Ayuntamiento de Vila-real aprobó ayer durante el pleno ordinario un documento consensuado de repulsa por el asesinato.