El Equipo de Delincuencia Organizada y Antidrogas (EDOA) de la Guardia Civil de Castellón trabaja para seguir la pista a la organización que hay detrás de la narcolancha que fue abandonada este lunes a la altura de la Torre Colomera, en la playa de la Renegà de Orpesa, como adelantó este diario. Según ha podido saber Mediterráneo, la embarcación venía del Estrecho de Gibraltar y contaba con tres potentes motores Yamaha, de 425 caballos cada uno, que le permitían llegar a los 120 km/h y, prácticamente, volar sobre el agua.

La goma había sido fabricada en Portugal, lugar donde los traficantes pueden ahora construirlas corriendo menos riesgos que en España, donde este tipo de lanchas son ilegales desde el año 2018. Mediante un real decreto ley del Gobierno de Pedro Sánchez, este tipo de lanchas rápidas pasaron a ser un «género prohibido» en las costas, tras comprobarse que las mafias ya las utilizaban no solo para el transporte de la droga, sino también para el tráfico ilegal de personas, según indicaron entonces fuentes del Ejecutivo.

Gráfico de las distintas etapas de la narcolancha hallada en Orpesa.

Gráfico de las distintas etapas de la narcolancha hallada en Orpesa. LUIS MARTÍN

Llena de garrafas de gasoil

Los investigadores han hallado, al registrar el interior de la narcolancha, un gran número de garrafas de gasolina y es que sus tripulantes suelen repostar en alta mar para evitar, así, acercarse a la costa hasta el momento de efectuar la descarga de la sustancia. Llevar una gran cantidad de combustible les permite garantizar su autonomía durante la ruta.

La Guardia Civil sospecha que los traficantes tuvieron algún tipo de problema técnico con la embarcación a la altura de Orpesa, pero que consiguieron poner a salvo el alijo de hachís con la colaboración de otros miembros de la organización, que los esperaban en tierra con vehículos. 

Cabe recordar que este tipo de bandas dedicadas al tráfico de drogas cuenta con un gran sistema logístico y colaboradores en los distintos tramos del recorrido que efectúa la droga. Además de por vía marítima, cuentan con furgonetas o turismos modificados para la instalación de caletas --escondites para los alijos--.

Por la capacidad de la goma encontrada en Orpesa, de gran tamaño y potencia, los investigadores creen que los narcos podrían haber transportado cerca de 2.000 kilos de hachís.

Según fuentes consultadas por este diario, la lancha requisada es de última generación y ya supera ampliamente los 350 caballos habituales por motor. Las organizaciones cuentan, cada vez, con más medios técnicos para reforzar sus embarcaciones y poder hacer frente a las persecuciones policiales en el Estrecho, donde la eficaz presión de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad ha obligado a los traficantes a retomar rutas más arriesgadas como, por ejemplo, subir hasta la provincia de Castellón.

Te puede interesar:

Rescate de la embarcación

Tras horas de trabajo para conseguir desencallar la narcolancha el lunes por la mañana, efectivos del Servicio Marítimo de la Benemérita, en colaboración con los bomberos, lograron anudarla con cabos y retirar la embarcación de la Renegà y remolcarla a la base que el instituto armado tiene en el puerto del Grau.