Un incendio forestal ha obligado a cortar este martes por la tarde la AP-7, entre Santa Magdalena y Peñíscola, y ha dejado importantes retenciones. Las llamas comenzaron en la cuneta y, por precaución, la Guardia Civil de Tráfico cerró a la circulación la autopista en sentido norte y ha desviado el tráfico por Torreblanca, tal y como han señalado desde el Subsector de Castellón. En estos momentos el incendio está controlado, después de propagarse por una zona de bancales, siempre con una evolución es favorable, lo que ha permitido la retirada de los medios aéreos que han trabajado en la extinción.

Medios aéreos tiran agua en las labores de extinción de un incendio forestal en imagen de archivo. DOMÉNECH CASTELLÓ

Hasta el punto del incendio se han trasladado a lo largo de la jornada hasta dos dotaciones de bomberos del parque de Baix Maestrat, tres unidades de bomberos forestales, un helicóptero con brigada helitransportada, un avión Airtractor y un coordinador del Consorcio Provincial componen el dispositivo para la extinción.

Labores de extinción del incendio en Santa Magdalena de Pulpis

Fuentes del operativo han señalado a este diario que, aunque en la zona las condiciones climatológicas no son adversas y no hay viento, el fuego inicialmente ha tomado relativa fuerza al propagarse por una ladera, por lo que todos los esfuerzos se han centrado en frenar su avance a la mayor brevedad posible.

El Centro de Coordinación de Emergencias ha establecido la situación 1 del Pla Especial Enfront del Risc d'Incendis Forestals (PEIF) y preocupaba la proximidad del fuego al Parque Natural de la Serra d'Irta, aunque finalmente no ha resultado afectado.