Más de 155 litros por metro cuadrado. El valor más alto que se ha registrado en la provincia de Castellón en apenas 24 horas en un mes de agosto. Esa es la cantidad de lluvia que ha caído esta mañana en Benicàssim, según ha confirmado la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), lo que ha provocado escenas dantescas en el término municipal, como coches a la deriva en ríos de agua, rescates de personas atrapadas, instalaciones de la playa destrozadas e incluso el corte de la N-340 a la altura del camino de la Ralla durante varias horas, aunque esta mañana ya se había reestablecido la circulación.

Los servicios de emergencias de la Generalitat han recibido 167 llamadas notificando hasta 105 incidentes distintos desde la medianoche. A primera hora de la tarde se ha notificado que todavía quedaban 37 achiques en bajos y viviendas por resolver a lo largo de la ciudad. Se ha movilizado para responder a estos avisos a cinco unidades de bomberos forestales de la Generalitat, una unidad de maquinaria y logística y 16 bomberos profesionales de tres parques distintos, además de técnicos y coordinadores del dispositivo especial.

La espectacularidad de la avenida de agua en el barranco ha llevado a la alcaldesa de la ciudad, Susana Marqués, a apelar a la precaución. Ha pedido «evitar en la medida de lo posible coger el coche» para acercarse a contemplar las inéditas escenas. Por la tarde, desde el Ayuntamiento se ha informado de que ya se ha restablecido el tránsito en todos las vías urbanas. Marqués ha destacado el trabajo realizado por bomberos, brigadas forestales, la empresa de limpieza Fobesa, Guardia Civil y Policía Local para garantizar la lenta y costosa vuelta a la normalidad dadas las circunstancias.

Los servicios sanitarios acuden a una emergencia a pesar de que la calle está completamente inundada. MEDITERRÁNEO

La munícipe, en una primera valoración de lo sucedido, ha asegurado que «no tenemos que lamentar daños físicos, pero sí materiales y cuantiosos desperfectos, que iremos recuperando poco a poco». Dado que las emergencias por lluvia siguen activadas en la provincia, ha insistido en pedir que se eviten «desplazamientos que puedan entorpecer las labores de limpieza».

Desembocadura del barranco de Benicàssim Mediterráneo

Un coche montado sobre otro a consecuencia de la lluvia Mediterráneo

Gran caudal de agua en Benicàssim Mediterráneo

En cuanto a los incidentes generales notificados en diferentes ámbitos, como explican fuentes de la Guardia Civil de Tráfico de Castellón, la carretera nacional se cortó en el kilómetro 982 a consecuencia de una balsa de agua, con acumulaciones de piedras y barro. Esto provocó importantes retenciones por la mañana. Los servicios de emergencia también han intervenido en las carreteras CV-149 y CV-144 para la retirada de troncos y ramas sin llegar a cortar las vías.

No fueron los únicos puntos con problemas de circulación y en redes sociales incluso hubo peticiones de que se cerrara al tráfico el casco urbano.

Una calle de Benicàssim inundada Mediterráneo

Alguna persona tuvo que subirse al techo del coche, ya que el agua había llegado hasta esa altura, como se puede comprobar en esta foto, tomada en las urbanizaciones de la playa.

Un hombre subido en el techo de su coche. Mediterráneo

Los bomberos han tenido mucho trabajo a lo largo de la mañana, ya que el Consorcio, antes del mediodía, ya había recibido más de 50 servicios relacionados con este episodio de precipitaciones, especialmente achiques en garajes y sótanos inundados. También se han llevado a cabo tres rescates de conductores atrapados por la lluvia, que no han sufrido daños personales. Además, se ha tenido que ayudar a salir a una pareja de ancianos del interior de su vivienda inundada, que han requerido asistencia sanitaria por su estado de nervios ante la situación. Por la tarde las labores del Consorcio siguen activos y los medios movilizados.

También se han inundado numerosos negocios situados en los bajos de la playa Heliópolis. Un ejemplo es el de Susana Brea, propietaria de un quiosco, que se lo ha encontrado todo inundado. «Ha sido una cascada de agua, todo está destrozado. No sé si podré volver a abrir», dice resignada.

Susana Brea, propietaria de un quiosco de Benicàssim. Nuria Balaguer

Las precipitaciones hicieron que se formasen torrentes de agua en las montañas, como se aprecia en estos dos vídeos. En el primero se ve desde dónde cae, de las alturas del desierto de las Palmas; y en el segundo el lugar en el que cae, la gasolinera de la N-340.

Torrente de agua que caía de la montaña en Benicàssim sobre la gasolinera de la N-340 Mediterráneo

Imagen del paso del agua a la altura de la gasolinera de la 340 en Benicàssim Mediterráneo

Los daños de las lluvias han sido muy evidentes a primera línea de playa.

Desembocadura del barranco de Benicàssim Mediterráneo

Daños en el mobiliario de la playa Mediterráneo

Durante la mañana ya se han recogido, según las cifras de la Associació Valenciana de Meteorologia (Avamet), 155 litros por metro cuadrado en Benicassim, 74,2 en Orpesa y 36,2 en Castelló. Hay que recordar que la provincia está en alerta amarilla por lluvias y posibilidad de granizo.

Te puede interesar:

El CCE de la Generalitat ha establecido la situación 1 de Emergencia en Benicàssim por inundaciones, así como la preemergencia nivel rojo en el litoral sur de la provincia de Castellón y nivel amarillo en el interior y litoral norte.