Las previsiones meteorológicas apuntaban que iba a regresar la lluvia este jueves a la provincia de Castellón. A medida que pasaban las horas parecía que esta vez los pronósticos fallarían, pero a media tarde, sobre las 17.00, el estruendo de los primeros truenos en Castelló reconducían la situación al mismo tiempo que comenzaba a llover en algunos municipios, como en l'Alcora. Eso sí, pese a los avisos, pocos intuían que la gran tromba iba a llegar por la noche. Y eso es lo que ha pasado, con aguaceros de récord en el norte provincial. A las 23.35, con una línea de lluvia casi estática en las comarcas del norte, Peñíscola recogía 30 litros por metro cuadrado en una hora (13 en solo 10 minutos), llegando a 60 litros cerca de la 1.00. Y las consecuencias han sido inmediatas, con los bomberos del Consorcio de la Diputación del parque del Baix Maestrat movilizados para revisar una vivienda en la que ha entrado agua en el párking a raíz de la tormenta y también observaban una grieta en el techo.

En Benicarló, con 55,2 litros en la ermita de Sant Gregori en 40 minutos, también se han registrado incidencias. Los bomberos han rescatado a una mujer del interior de su vehículo que ha quedado atrapado por el agua en la zona de antiguo centro comercial. Se encuentra bien.

Aunque pasadas la 1.30 horas ha parado de llover, quedan registros realmente significativos. Según la Avamet, han caído 63 litros en Els Rosildos, 34 en Sant Joan de Moró, 33,2 en Càlig, 32 en Cervera, 31 en Catí, 30,4 en Traiguera, 29,8 en les Useres, 23, 2 en Xodos, 22,6 en Vall d'Alba y 20 en Fanzara.