Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

LOS RIESGOS DE LA RED

Un exceso de confianza eleva las estafas por internet en la Vall

Los engaños van de lo más elaborado a los casos más rudimentarios que sorprenden por la torpeza

Uno de los estafados en la Vall invirtió 30.000 euros en un fondo de inversión que encontró en un buscador de Internet. MÒNICA MIRA

Un vecino de la Vall d’Uixó perdió recientemente 30.000 euros cuando en realidad creía que estaba rentabilizando esa cantidad en un fondo de inversión que resultó ser un fraude, al que accedió a través de un conocido buscador web. Así lo denunció ante el cuartel de la Guardia Civil de la localidad, donde en los últimos tiempos han registrado un importante repunte de los casos de estafas por internet que tienen, prácticamente en su totalidad, un factor clave coincidente: el exceso de confianza de las víctimas.

Desde las estrategias más sofisticadas y elaboradas hasta otras más rudimentarias que causan sorpresa por la torpeza del embaucado, los casos son de lo más diversos pero todos tienen errores comunes: el desconocimiento de las víctimas sobre las consecuencias de una navegación sin suficientes garantías, las escasas medidas de seguridad que suelen tomar los timados y la candidez de pensar que en la vida, como en internet, todo el mundo es bueno.

En el caso mencionado, la víctima disponía de 30.000 euros que quería invertir para sacar rendimiento de su dinero. En vez de buscar a expertos en la materia, realizó una búsqueda básica en Google y optó por una de las primeras opciones, al pensar que si estaba en cabeza del listado significaba que era una buena elección. Ingresó su dinero donde le indicaron y descubrió que, en apenas seis meses, la cuenta que le habían creado había aumentado hasta alcanzar los 300.000 euros. Cuando quiso recuperar los beneficios, le pidieron ingresar 90.000 euros más. Solo entonces desconfió y acudió a las autoridades para descubrir que le habían engañado. Sus 30.000 euros se habían esfumado.

Un timado llegó a pagar en un mes 12.000 euros en distintos ingresos para conseguir un préstamo de 18.000

decoration

Otro caso muy llamativo fue el de un vecino que quiso solicitar un préstamo a través de un anuncio en Facebook. Para conseguir los 18.000 euros que necesitaba, llegó a ingresar en un periodo aproximado de un mes para cubrir los diferentes requisitos que le exigían prácticamente 12.000.

Un empresario de la ciudad perdió 40.000 euros después de atender a un mensaje que le alertaba que la seguridad de su correo electrónico estaba comprometida. El estafador se adueñó de su cuenta y, suplantando su identidad, ordenó transferencias urgentes a sus empleados que nadie se preocupó de corroborar en persona a través de una llamada.

Las autoridades aconsejan desconfiar por principio en cualquier gestión por internet e incrementar las medidas de seguridad a la hora de realizar cualquier movimiento de dinero, para evitar pérdidas en la cartera y el orgullo.

Compartir el artículo

stats