Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fiscalía sostiene su petición de 11 años por el laboratorio de droga de Castelló

Los protagonistas del laboratorio de droga de Castelló

Dos acusados niegan su relación con la droga y el incendio del piso de la calle Jacinto Benavente, un tercero está en búsqueda y captura y el cuarto huyó

El juicio, que fue aplazado en verano, se celebró el lunes en la Sección Primera de la Audiencia Provincial.

En marzo de 2019 se originó un incendio en la calle Jacinto Benavente de Castelló. No hubo que lamentar víctimas mortales, pero los bomberos que acudieron a sofocar el fuego se encontraron con una sorpresa. El piso escondía utensilios y materiales suficientes para considerarlo un laboratorio clandestino de droga. Durante el juicio, celebrado el lunes en la Ciudad de la Justicia después de un aplazamiento en verano, afloraron cuatro protagonistas.

El primer acusado

F.A. se encuentra en prisión provisional. Un pasaporte de su propiedad apareció en el piso durante el registro. Aquel día no se encontraba en el lugar de los hechos. Asegura que el mes anterior se fue a vivir con su novia, con la que posteriormente tuvo un episodio de violencia de género. En el juicio afirmó desconocer lo que ocurría en el piso, porque trabajaba -sin contrato al carecer de papeles- en un restaurante desde primera hora de la mañana hasta la madrugada.

El segundo acusado

A.A. había salido de la vivienda por la mañana para acudir a la parroquia. Cuando regresó al lugar, subió al rellano y dijo a la policía que vivía allí. Fue arrestado. Atravesaba problemas económicos y por eso residía en aquel piso irregular, que tenía la luz y el agua "enchufada", y al que llegó a través de F.A. Aseguró no tener trato con los otros implicados y que estaba buscando un trabajo para irse a otra casa.

En busca y captura

O.S. se encontraba en el piso y fue el más afectado por el incendio. Fue auxiliado e identificado por los agentes y luego trasladado a la Fe, por lo que la Generalitat reclama una indemnización de unos 50.000 euros. También estaba acusado por la Fiscalía, pero huyó y ahora se encuentra en búsqueda y captura. Como a los otros dos, Fiscalía solicita para él 11 años de cárcel.

El fugado

Una cuarta persona, según apuntan los testimonios, huyó del incendio aquel día en ropa interior. Escapó sin ser identificado. Según las defensas, acudió a Castelló desde Madrid para indicar a O.S. cómo cocinar la droga.

El juicio

La Audiencia Provincial de Castellón albergó durante la mañana del lunes el juicio sobre el laboratorio clandestino de droga que destapó un incendio. En el banquillo se sentaron dos acusados. Un tercero -O.S- se encuentra en búsqueda y captura. Y un cuarto implicado, que huyó del fuego «en calzoncillos», ni siquiera fue identificado. Sí lo fueron F. A y A.A, que defendieron su inocencia. Las defensas pidieron la libre absolución para ambos. No así la Fiscalía, que mantiene la petición de un total de 11 años de cárcel por dos delitos: de incendio por imprudencia grave y contra la salud pública.  

Los hechos ocurrieron en marzo de 2019 en un piso de la calle Jacinto Benavente, donde se desató un fuerte incendio, al parecer por el uso de materiales peligrosos para tratar la droga para su posterior venta. Al acudir los bomberos y la policía, descubrieron en el interior de la vivienda cocaína y material para adulterarla. Ni F.A. ni A.A estaban entonces en la vivienda. 

El primero de ellos, defendido por el letrado Ausiàs Heras, declaró que el mes anterior se había mudado y vivía con su pareja. Un testigo, un vecino que en principio apuntó que podía haberle visto allí, aseguró en el juicio no haber reconocido a nadie excepto unas piernas, porque había mucho humo. En el registro del piso apareció el pasaporte de este primer acusado. F. A. afirmó que no lo recordaba, porque tenía otro nuevo. Añadió que trabajaba entonces en un restaurante, desde la mañana hasta la madrugada, sin contrato, porque es colombiano --como el resto de los implicados-, y no tenía los papeles necesarios.

El segundo de los acusados, de cuya defensa se encarga la abogada Natalia Nicolau, había salido de casa para ir la parroquia. Como F.A. indicó desconocer que en el piso hubiera un laboratorio clandestino de droga. Al regresar a su casa, vio a la policía y dijo que vivía allí. Fue detenido.

El tercer acusado, O.S. sufrió quemaduras de gravedad. Los agentes se lo encontraron en la escalera. Fue trasladado al Hospital La Fe, y por ello la Generalitat exige 50.000 euros de indemnización. O.S. se encuentra en búsqueda y captura. El día de los hechos comentó a los agentes que en el interior de la vivienda se encontraba una cuarta persona. Al parecer, según varios testigos, escapó en calzoncillos. No llegó a ser identificado.

El propietario del piso intervino de manera telemática. Aseguró haber dejado de pagarlo hace prácticamente una década. El juicio quedó visto para sentencia. 

Compartir el artículo

stats