Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Investigación

Arrestada una mujer en Valencia por abusar de sus hijos, grabarlo en vídeo y comercializarlo

La detenida por la Guardia Civil ha ingresado en prisión provisional tras visionar en el juzgado las imágenes de sexo explícito con los menores

Imagen de archivo de un guardia civil.

La Audiencia Provincial de Valencia juzga esta misma semana tres casos distintos de abusos y agresiones sexuales sobre menores de edad cometidos en el ámbito familiar. En todos ellos se trata de hombres, como es lo habitual, dos compañeros sentimentales de las madres de las víctimas y un tío. Pero aunque este sea el perfil más común en este tipo de delitos sexuales con víctimas menores, este pasado fin de semana se dio la excepción que confirma la regla. Una madre fue detenida en una pedanía valenciana por abusos sexuales, con acceso carnal, a sus dos hijos de apenas cinco y seis años. Además, la arrestada grababa los actos a los que sometía a los pequeños para posteriormente comercializar dichas imágenes en redes pedófilas.

La Guardia Civil arrestó a la mujer, de unos 40 años, tras recibir una denuncia del padre de los niños, quien supuestamente la habría sorprendido cuando grababa a uno de los menores. Así, dada la gravedad de los hechos denunciados, los investigadores del instituto armado solicitaron inmediatamente al juzgado una orden para acceder a los contenidos subidos en la nube, ya que la sospechosa habría difundido los vídeos a través de internet.

El grupo de delitos tecnológicos de la Guardia Civil logró recuperar parte del material pedófilo y tras ser visionado por el juez de guardia se pudo comprobar que las graves acusaciones del padre de los menores eran totalmente ciertas.

De hecho, en las duras imágenes se observa claramente cómo una mujer, idéntica a la madre de los niños, realiza tocamientos a sus propios hijos, así como otros actos sexuales graves, de ahí que se le acuse de un delito de abuso sexual a persona menor de 16 años con acceso carnal.

La arrestada fue puesta a disposición judicial el pasado sábado, pero eludió dar ningún tipo de explicación sobre su conducta acogiéndose a su derecho a no declarar.

El Juzgado de Instrucción número 18 de Valencia, en funciones de guardia, acordó su ingreso en prisión provisional por un delito continuado de abuso sexual a menor de edad y elaboración de material pornográfico.

La causa ha sido remitida al Juzgado de Instrucción número doce de Valencia, que a partir de ahora llevará el caso. Las investigaciones continúan abiertas para analizar en profundidad el contenido difundido en la red y realizar el volcado de los dispositivos de almacenamiento intervenidos en el registro domiciliario, que fue autorizado por la propia detenida.

Además, se van a realizar gestiones para llegar hasta los presuntos pedófilos que adquirieron el material. Se desconoce por el momento si la detenida comercializaba con la libertad sexual de sus propios hijos por encargo.

Dos juicios más por agresiones sexuaels

Por otra parte, esta misma semana la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Valencia ha juzgado a un hombre acusado de agredir sexualmente y de forma continuada a la hija, menor de edad, de su pareja sentimental, y de abusar sexualmente de otra familiar, también menor.

La Fiscalía solicita para el acusado una pena de 19 años de prisión por un delito de agresión sexual a menor de edad con penetración y otro de abusos sexuales. Los hechos se destaparon en junio de 2019 cuando abusó sexualmente de la sobrina de su pareja, de solo ocho años, tras quedarse ésta a dormir en su casa, en un municipio de l’Horta.

A raíz de este episodio, la hija de su compañera sentimental, ya mayor de edad, confesó que éste también la había agredido sexualmente desde los nueve a los quince años.

Además, un hombre de 60 años y nacionalidad ecuatoriana se enfrenta a 24 años de prisión por violar a la hija de 13 años de una sobrina política. Los hechos ocurrieron entre septiembre y noviembre de 2019 cuando el procesado durmió en dos ocasiones en casa de la víctima y aprovechó para meterse en su cama y abusar de ella. En una de las ocasiones, el encausado le tapó la boca a la niña y le dejó 50 euros al marcharse para que no dijera nada.

Compartir el artículo

stats