Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EL JUICIO SERÁ MAÑANA MIÉRCOLES

A juicio un portero por dejar en coma a un cliente de una paliza en Alcossebre

La víctima quedó en estado vegetativo y piden 10 años al agresor

La víctima quedó en coma tras la paliza recibida.

La víctima quedó en coma tras la paliza recibida.

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Castellón juzga este miércoles a un miembro del equipo de seguridad de una discoteca de Alcossebre, acusado de agredir a un cliente y dejarlo en coma. Los hechos sucedieron sobre las siete de la mañana del 20 de julio del año 2014, cuando dos trabajadores del establecimiento sujetaban a la víctima, que había participado en una pelea en el interior del local, y lo conducían hacía la salida de la discoteca. 

Según mantiene la Fiscalía, en esa situación y sin previo aviso, el encausado le dio un fuerte puñetazo en la cara a la víctima, que cayó desplomada cuando le soltaron los dos trabajadores. 

El agredido quedó en estado vegetativo permanente y la acusación pública pide para el procesado una pena de prisión de diez años por un delito de lesiones.

El pasado año la Audiencia condenó a seis meses de prisión y a una multa de 5.000 euros al vigilante de seguridad de una discoteca de Castelló por agredir a un cliente del local. Los hechos se remontan al año 2012, en un establecimiento de la calle Lagasca. El cliente y el portero se enzarzaron en una acalorada discusión, tras denegársele la entrada al primero, que derivó en una pelea en una calle paralela al local, sufriendo la víctima lesiones en las piernas que requirieron tratamiento quirúrgico y rehabilitación.

Compartir el artículo

stats