Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

DESGARRADOR TESTIMONIO

Un padre tras una pelea en Alcossebre: «Mi hijo estaba sano y ahora no puede comer solo ni asearse»

Los forenses dicen que sufrió una hemorragia por un golpe del que está acusado un trabajador de la discoteca

El acusado se enfrenta a una pena de diez años por un delito de lesiones.

Demoledor testimonio el que prestó ayer en la Audiencia Provincial de Castellón el padre de un joven que quedó en estado vegetativo tras una agresión en una discoteca de Alcossebre en el año 2014. «Mi hijo era un chico sano. De hecho, era campeón de España de Cross. Ahora necesita ayuda para comer y para asearse y mi mujer vivimos por y para él», dijo el progenitor a preguntas de la fiscal del caso, que pide diez años de prisión para el extrabajador del local nocturno acusado de agresión por un delito de lesiones.

«En su día llegamos a un acuerdo privado con la aseguradora, pero ahora vemos que no es suficiente. Mi hijo estuvo tres años y medio en una clínica privada de Galicia y que nos costaba 4.500 euros al mes, además de tener que alquilar una vivienda allí para nosotros. También hemos tenido que comprar una furgoneta con elevador para poder transportarlo y cambiar de casa porque en el piso en el que vivíamos no cabía la grúa que necesita», aseguró.

Más testigos

En la segunda jornada del juicio por estos hechos declararon también varios empleados del local de ocio nocturno que esa madrugada estaban en el establecimiento. Muchos de ellos dijeron no recordar el puñetazo en cuestión recibido por la víctima y la acusación particular insinuó que habían decidido ponerse de acuerdo en sus declaraciones antes del juicio. «Hace muchos años de esto y no recuerdo nada», dijo uno de los hombres citados, siendo advertido por el magistrado presidente de la importancia de lo que estaba en juego y de que había que hacer memoria.

Uno de los miembros del equipo de la discoteca afirmó que la víctima daba patadas mientras era expulsada del local. «Cuando lo sacamos a la calle y cerramos las puertas de la discoteca, había 20 o 30 personas que se abalanzaron sobre él», explicó.

Los forenses

De suma importancia para el desarrollo del juicio fue la declaración de los médicos forenses, que analizaron las lesiones que sufre la víctima. «La víctima presentaba una lesión primaria que afectaba a parte blanda y otra secundaria en forma de hemorragia y congestión cerebral difusa», dijo uno de los doctores. 

Asimismo, el forense explicó que el resultado para el herido es «una deficiencia neurológica con estado vegetativo por el impacto provocado por la lesión». 

El pasado miércoles declaró, en la primera sesión del juicio oral, el acusado de golpear a la víctima. Admitió haberle dado un puñetazo en la mandíbula --lo recordaba por haber visto un vídeo--, pero negó que el afectado cayera desplomado al suelo tras lo ocurrido. El procesado negó hacer las funciones de portero. Dijo que recogía vasos y ponía pulseras, pero sí admitió que acudió a separar a la víctima y a otras personas que se estaban peleando en el local.

El juicio, tras dos jornadas de desarrollo en la Audiencia Provincial de Castellón, quedó ayer visto para sentencia.

Compartir el artículo

stats