Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

tráfico de drogas

Interceptados más de 8.000 kilos de hachís en Vinaròs en 5 meses

La capital del Baix Maestrat protagoniza tres grandes operaciones policiales por vía marítima

Agentes custodian un alijo de 3.000 kilos en el puerto de Vinaròs el pasado agosto.

Desde el pasado mes de mayo la Guardia Civil ha intervenido más de 8.000 kilos de hachís en Vinaròs. La capital del Baix Maestrat siempre ha sido un punto caliente para la delincuencia en general y el tráfico de drogas en particular, puesto que marca la frontera con Cataluña y es una zona de tránsito y costera. 

En los últimos meses, además, la Benemérita ha conseguido intervenir alijos de droga que habían llegado por vía marítima, una ruta que en los últimos años había estado menos activa que la vía terrestre --la presión ejercida por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad en el Estrecho de Gibraltar ha dado, sin duda, sus frutos--.

La intervención policial más reciente en Vinaròs se llevó a cabo, precisamente, la pasada semana. Tal y como publicó este diario, un guardia civil y un exagente fueron detenidos por su relación con un alijo de 2.500 kilos de hachís. Los integrantes del equipo especializado del EDOA intervinieron un total de 81 fardos y arrestaron a seis personas más.

Últimos casos

Esta última investigación se remonta al mes de septiembre, tras detectar los agentes a unas personas, con antecedentes por tráfico internacional de hachís, asentadas en la zona norte de la provincia. Además de aprehender el alijo, comprobaron que los narcos se habían provisto de un camión de grandes dimensiones que contenía en su interior garrafas con más de 2.000 litros de gasolina, dispuestas para suministrar a la embarcación que transportaba la droga y facilitar su huida, así como para recoger los fardos.

El pasado mes de agosto los agentes ya se incautaron en la misma localidad de más de 3.000 kilos de hachís, localizados en el interior de una embarcación. Las patrullas de la Guardia Civil aguardaban en el muelle a la espera del atraque de un barco de alquiler de nombre Nou Tot Sol, después de haber descubierto el intercambio que se había producido en alta mar con una embarcación fuera borda. Según testigos consultados, en cuanto llegaron a puerto, los agentes identificaron y detuvieron de inmediato a los cuatro tripulantes, mientras que otros dos se lanzaban al agua tras tirar varios fardos al mar. Tras una intensa búsqueda en plena oscuridad, uno de ellos pudo ser atrapado en un vial contiguo a la lonja.

El pasado mes de mayo se incautaron otras 2,5 toneladas de hachís, almacenadas en 65 fardos en otra embarcación localizada en Vinaròs. En este caso, la actuación policial se saldó con la detención de dos personas por un delito de tráfico de drogas.

Hace escasos días, también en el Baix Maestrat, la Guardia Civil interceptó una maleta llena de hachís en un control en la AP-7.

Compartir el artículo

stats