Suscríbete

Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Investigación judicial

El juez ve indicios de pedofilia en un sacerdote de Barcelona

En su ordenador se encontraron unas 1.000 fotografías y 400 vídeos con imágenes pornográficas de menores

Colegio Jesús, María i Josep de Sant Andreu, en Barcelona.

El sacerdote de Barcelona J. C. V. está a un paso de ser juzgado por un presunto delito de posesión de pornografía infantil, al haberse encontrado en su ordenador unas 1.000 fotografías y unos 400 vídeos con imágenes con menores de edad. El juez Francisco Miralles Carrió ha concluido la investigación y considera que existen indicios contra el religioso de 63 años que, cuando fue denunciado, vivía en el recinto del colegio Jesús, María i Josep (conocida como Pare Manyanet) del distrito de Sant Andreu y era rector de la parroquia. Este material fue encontrado por un informático que, al final, pagó las consecuencias: la dirección lo acusó de violar la cláusula de confidencialidad y le abrió un duro expediente por haber denunciado su hallazgo a los Mossos.

La causa judicial contra el sacerdote fue incoada el 1 de abril de este año por un supuesto delito de producción, distribución y tenencia de material pornográfico de menores. El juez que ha dirigido las pesquisas detalla en su auto, al que ha tenido acceso El Periódico de Catalunya, que de las actuaciones practicadas se desprende que J. C. V., "desde fecha indeterminada" y como mínimo hasta el 16 de marzo pasado, poseía en el disco duro de su ordenador portátil Toshiba las fotografías y los vídeos con imágenes pornográficas con menores. En su teléfono móvil también se hallaron otros 152 archivos más de las mismas características.

En la misa del fiscal

El togado considera que los hechos pueden ser constitutivos de delito y, por lo tanto, acuerda continuar el proceso contra J. C. V., dando traslado de la causa a la fiscalía y a las acusaciones particulares para que en 10 días presenten sus escritos pidiendo pena o el archivo de las diligencias judiciales. Después, le tocará el turno a la defensa del sacerdote, aunque antes cabe la posibilidad de presentar recurso contra la decisión del magistrado.

El material pornográfico fue hallado por un informático del colegio Jesús, María i Josep cuando el sacerdote solicitó que reparara su ordenador personal. Era el 15 de marzo pasado. El técnico, que acababa de incorporarse a su jornada laboral, lo recogió y se lo llevó a su despacho. Lo examinó y lo abrió en buscador interno. Por error, a teclear, se topó con archivos de fotografías y vídeos almacenados en el disco duro. Las miniaturas no le ofrecieron ninguna duda: eran imágenes de pornografía infantil. El informático no supo cómo actuar y contactó a través de Twitter con los Mossos. Al día siguiente, dos agentes accedieron al recinto escolar, consultaron el material y se llevaron el ordenador. Veinticuatro horas después, el religioso fue detenido.

Compartir el artículo

stats