Suscríbete

Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sentencia

La Justicia balear confirma la condena de nueve años de cárcel para el violador de Tinder

El acusado forzó a una chica a mantener relaciones sexuales en Palma tras citarse con ella utilizando un perfil falso de la red social | El hombre tiene otra condena de siete años de prisión por violar a otra chica con el mismo método

El hombre condenado por la agresión sexual, durante el juicio en la Audiencia de Palma.

El Tribunal Superior de Justicia de Balears (TSJB) ha confirmado la condena de nueve años y medio de cárcel para el violador de Tinder. El acusado forzó a una joven a mantener relaciones sexuales tras concertar una cita con ella a través de un perfil falso de esta red social. Después la amenazó con difundir una fotografías que le había hecho en ropa interior para intentar concertar un nuevo encuentro, pero no lo consiguió. El fallo confirma la sentencia de la Audiencia que declaró al procesado autor de un delito de agresión sexual y otro de coacciones en grado de tentativa. El hombre ya había sido condenado a siete años de prisión por otra violación, también cometida tras contactar con la víctima en Internet.

Los magistrados de la sala de lo civil y penal del TSJB han desestimado el recurso presentado por el abogado defensor, en el que reclamaba su absolución al entender que el relato de la víctima no era suficiente para condenar al hombre y que la pena era desproporcionada.

Los hechos ocurrieron en abril de 2015. El hombre, un marroquí que tenía entonces 25 años, creó un perfil falso en la aplicación Tinder, con una identidad y una imagen que no eran las suyas. Empezó a charlar con una joven de su misma edad con la que acabó citándose. Fijaron el encuentro en el domicilio de ella, en Palma, y él le pidió que la recibiera en ropa interior y con un antifaz puesto. Así lo hizo.

Pero la chica descubrió el engaño cuando abrió la puerta y cerró enseguida. El acusado volvió a contactar con ella y le dijo que había enviado a un amigo suyo para comprobar que había cumplido su promesa de recibirle en ropa interior. Le pidió que le dejara pasar para hacerle unas fotos, pero ella no quiso. El joven, haciéndose pasar siempre por el chico del perfil falso, le dijo que esta vez iría él a su casa.

El acusado volvió entonces al domicilio de la víctima, que le abrió pensando que esta vez sí era el chico con el que creía haberse citado. En cuanto abrió, el condenado la empujó con fuerza, la tiró sobre una cama y la forzó a mantener relaciones sexuales.

Coacciones

Tras marcharse de la vivienda, el joven envió mensajes a la víctima insistiéndole en que mantuviera relaciones sexuales con su supuesto amigo, amenazándola con difundir las fotografías que le había hecho en ropa interior. La chica se negó.

La perjudicada tuvo problemas psicológicos a consecuencia de la violación, con ansiedad y dificultades para mantener relaciones con chicos. La sentencia ratificada por el TSJB obliga al procesado a indemnizarla con 10.000 euros.

Compartir el artículo

stats