Suscríbete

Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

Detenida en Barcelona por pagar con billetes fotocopiados que escondía en las bragas

La mujer, de 46 años y con antecedentes por hechos similares, ha comprado con esta moneda falsa en, al menos, seis ocasiones

Los billetes de 20 y 50 euros son los que más se falsifican.

Los Mossos d’Esquadra han arrestado a una mujer de 46 años y de nacionalidad española por comprar con billetes falsos en comercios del barrio del Raval de Barcelona. Constan al menos seis pagos con esa moneda fraudulenta. La sospechosa fue retenida por trabajadores del último de los establecimientos que trató de enredar, que avisaron a la policía catalana.

La mujer siempre usaba billetes de 20 euros que había fotocopiado e imprimido en un papel de textura similar a la de la moneda corriente. Se trataba, según fuentes policiales, de una falsificación poco elaborada que no ha requerido la activación de los agentes especializados en delitos económicos para investigar si existe detrás de estos billetes un grupo que haya podido poner en circulación más unidades. Según todos los indicios, la misma mujer se había encargado de reproducir esos billetes de 20 euros y, a pesar de que el resultado era de baja calidad, había logrado comprar en varios negocios.

El primer pago que consta a los Mossos lo efectuó en una farmacia del Raval el 22 de diciembre. En realidad, todas las estafas las perpetró sin salir de este vecindario y muy cerca de la plaza del Pedró. Se llevó productos farmacéuticos que pagó entregando esos billetes que había fotocopiado por su cuenta. Una de las farmacéuticas, sin embargo, se dio cuenta a los pocos minutos de que ese billete de 20 euros no era auténtico y lo sacó de la caja registradora para evitar que acabara formando parte del cambio que se entregara a otro cliente.

El 3 de enero la sospechosa compró productos en un establecimiento de decoración de productos para el hogar ubicado en la citada plaza. También en esta ocasión, los trabajadores se percataron del engaño cuando la mujer ya se había ido y, como hizo la farmacia, sacaron el billete de la caja registradora y lo guardaron. Entre ambos pagos, consta asimismo a la policía catalana que la mujer acudió hasta en tres ocasiones a un supermercado de la Ronda de Sant Antoni y que se llevó víveres que costeó entregando más billetes fotocopiados.

A pesar de que la mujer no había causado ningún revuelo importante en el tejido comercial de la zona, sí se había convertido en una molestia que cada vez incordiaba más a los comerciantes. Varios de ellos habían sufrido sus estafas y cuando ayer martes entró al mediodía en un negocio de bisutería de la plaza del Pedró, sus empleados la reconocieron y la retuvieron y avisaron a los Mossos.

Una patrulla acudió al lugar para identificarla y para cachearla. Al tratarse de una mujer, subrayan fuentes policiales, en cumplimiento del protocolo también deben ser agentes femeninas quienes se encarguen de registrarla. Así lo hicieron sin que aparecieran los billetes falsos que, en teoría, usaba para pagar. Hasta que las policías le pidieron que mostrara si escondía algo en el interior de sus bragas. Al mirar en ese lugar, aparecieron dos billetes fotocopiados de 20 euros muy similares a los que habían conservado tanto la farmacia como el establecimiento de productos de decoración para el hogar. “Los delincuentes esconden lo que no quieren que la policía encuentre en los lugares donde nadie miraría y a los agentes les toca mirar también ahí”, señala una portavoz del cuerpo policial.

La mujer, que tenía antecedentes policiales por algún hecho similar, pasará a disposición judicial a lo largo de las próximas horas.

Compartir el artículo

stats