Suscríbete

Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SUCEDIÓ EN EL 2017

Piden 8 años para dos hermanos por llevar drogas a un ‘vis-à-vis’ en Albocàsser

El preso admite que tenía bellotas con heroína y hachís en el recto en la visita

Los dos hermanos, sentados ayer en el banquillo de los acusados de la Audiencia.

Dos hermanos se sentaron ayer en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de Castellón para hacer frente a una pena de ocho años de prisión por tráfico de drogas. Es la petición que hace para ellos la Fiscalía, que los acusa de haber intentado introducir drogas en la cárcel de Albocàsser durante un vis-à-vis.

Uno de ellos, que continúa preso y tiene varias condenas a sus espaldas, confirmó que llevaba una bellota con heroína y otra con hachís el día en que su familiar acudió al centro penitenciario a visitarlo. «Yo había comprado la droga antes del vis-à-vis. Dos o tres presos me dijeron que me la iban a quitar, así que me la escondí en el cuerpo, pero mi hermano no sabía nada de aquello», declaró ayer a preguntas de la fiscal.

El interno exculpó a su familiar y negó que las sustancias se las proporcionara este. «Al final, la entregué voluntariamente y acudí a los funcionarios porque temía por mi integridad física», dijo.

El otro procesado, por su parte, se desvinculó del estupefaciente requisado. «Me cachearon antes de entrar a ver a mi hermano y yo no llevaba absolutamente nada», dijo el hombre, que se encuentra en libertad con cargos.

En el juicio declararon también los dos jefes de servicio de la cárcel, quienes indicaron que a los internos se les realizan cacheos integrales --es decir, sin ropa-- para comprobar que no intentan introducir sustancias prohibidas. Sin embargo, en el caso de las visitas uno de ellos aclaró: «salvo que el director lo ordene, no se registra a las visitas». En el caso objeto del juicio sí se efectuó ese cacheo de seguridad al existir, según el informe, «sospechas» de que pudiera existir un intercambio de droga, aunque el registro dio un resultado negativo.

Otros casos similares

Los juicios y condenas en Castellón por llevar estupefacientes a los vis-à-vis son bastante frecuentes. El pasado mes de abril una mujer de 54 años aceptó una pena de cuatro años y medio de cárcel por intentar introducir droga en la cárcel de Castelló en el 2019 durante una visita a su hijo, preso del centro penitenciario. La procesada acudió con heroína y cannabis ocultos en la vagina, como ella misma reconoció ante el tribunal, para entregárselo a su familiar. 

Hace escasos dos meses la Guardia Civil arrestaba también a otra mujer, de 70 años, por hechos similares en la prisión de Albocàsser. Un perro detector de drogas del Grupo Cinológico de la Benemérita, encargado del control de accesos, reaccionó positivamente sobre la susodicha. Al realizarle el correspondiente cacheo, los agentes descubrieron que portaba oculto en el interior de su cuerpo dos envoltorios con hachís y 50 pastillas de un medicamento tranquilizante.

Compartir el artículo

stats