Suscríbete

Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

juicio en la audiencia provincial de castellón

Dos niñas acusan a un joven de violarlas en unas fiestas de Xilxes

«Me sujetó por las manos y me bajó las medias, pese a que yo no quería», dice una

Imagen del procesado, sentado ayer en el banquillo y custodiado por la Policía Nacional.

Dos menores de edad señalaron ayer a un mismo joven, de unos 24 años, como presunto agresor sexual. Las víctimas aseguraron en el juicio celebrado en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial que cuando tenían 13 y 15 años fueron forzadas por el acusado durante la celebración de las fiestas de Xilxes del 2019.

La más joven de las dos afectadas relató que el procesado y ella quedaron «para fumarse un cigarro en casa de él». «Le puso la televisión a su hermana pequeña y me dijo que fuéramos a la habitación. Allí me empezó a meter mano, me cogió por las manos y me bajó las medias y la ropa interior», explicó la menor a los miembros del tribunal, recordando la presunta violación sufrida.

La adolescente, que declaró desde otra sala para evitar cualquier tipo de confrontación visual o revictimización, indicó que pudo vestirse y se escapó cuando él se fue al servicio.

Por su parte, la otra denunciante dijo haber sido agredida sexualmente en un parque al que llaman el Mini y que se encuentra frente al campo de fútbol.

¿Cómo se produjo?

«Yo estaba en una penya de Xilxes y él se acercó. Me dijeron que me quería conocer y yo no quise al principio porque él tenía novia y era una persona agresiva», contó la joven a los magistrados.

Sin embargo, el procesado y la chica acabaron yéndose a dar una vuelta y estuvieron hablando en un parque. «De repente se lanzó a besarme. Yo no quería nada más, pero él me desabrochó el pantalón y me lo bajó. Me tocó y quería penetrarme. Al final, le di un codazo y me pude subir los pantalones», recordó la menor.

Por su parte, el acusado, que se encuentra en prisión provisional y para quien la Fiscalía solicita una pena de 27 años de cárcel, negó los hechos. El procesado no admitió que tuviera sexo con ninguna de las dos niñas y contó que una de las madres colgó fotos suyas en Facebook en las que lo llamaba violador. «Fui a denunciar, pero la Guardia Civil me dijo que me esperara un poco y al cabo de nada me detuvieron», afirmó.

Polémica en la red

La madre que publicó las acusaciones en la red social admitió ser la autora. «Mi hija me contó que él la había obligado a tener relaciones. Desde ese día estaba rara, ausente, retraída y a la defensiva. Estuvo acudiendo a un psicólogo», aseveró la progenitora.

Compartir el artículo

stats