Suscríbete

Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fraude

Una detenida con billetes falsos en Mallorca dice que los compró en Turquía por un euro

La Guardia Civil arresta a una joven con 25 billetes fraudulentos de 50 euros

Un guardia civil examina los billetes intervenidos en Mallorca.

Una joven de 23 años que fue detenida el pasado fin de semana en Cala d’Or (Mallorca) con un fajo de billetes de 50 euros falsos manifestó que los había comprado en un reciente viaje a Turquía, y que le habían costado un euro. La broma le puede salir mucho más cara, ya que en el caso de ser condenada por un delito de falsificación de moneda, se enfrentaría a penas de entre ocho y doce años de prisión.

La joven, de 23 años, fue detenida el pasado fin de semana por la Guardia Civil de Santanyí.

La central de la Guardia Civil recibió una llamada desde de un supermercado de Cala d’Or, donde unos días antes una mujer había pagado con un billete de 50 euros, que posteriormente habían comprobado que era falso. Pasados varios días, la misma joven se presentó de nuevo en el establecimiento, y en ese momento estaba realizando otra compra.

Una patrulla de la Guardia Civil acudió rápidamente al lugar y encontró a la joven en el establecimiento. Cuando los agentes la registraron, comprobaron que llevaba encima 25 billetes de cincuenta euros, 1.250 euros en total. Los guardias examinaron los billetes y confirmaron inmediatamente que eran falsos, ya que todos tenían la misma numeración. Se trataba además de la misma numeración del billete con el que unos días antes había pagado la compra en el mismo establecimiento.

La joven fue detenida como presunta autora de un delito de falsificación de moneda. Llegó a comentar que había comprado todo el fajo en un reciente viaje a Turquía. Al parecer se lo habían ofrecido en la calle y le había costado solo un euro. A pesar de su bajo coste, la falsificación o introducción en España de billetes falsos es un delito que conlleva penas muy elevadas, de entre ocho y doce años de prisión.

Los agentes comprobaron que se trataba de fotocopias de alta calidad de un único billete, y aunque carecían de los elementos de seguridad que caracterizan a los billetes de euro, como las marcas de agua, eran muy difíciles de distinguir a simple vista de los auténticos.

Compartir el artículo

stats