Suscríbete

Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

REPORTAJE

El homicidio de la vecina del Grau: Otros robos que acabaron en muerte en Castellón

La familia de la fallecida dice estar «deshecha» tras un asalto por el que aún no hay detenidos

Las personas de avanzada edad son víctimas de especial vulnerabilidad.

La familia de María Sanz, la vecina de 76 años fallecida en el Grau durante un robo en un local de su propiedad en la calle Chamberga y José María está «deshecha» tras el presunto homicidio. Así lo ha indicado uno de los hijos de la víctima y patrón mayor de la Cofradía de San Pedro, Manuel Peña, quien como todos los allegados de la difunta espera el esclarecimiento del caso. Por el momento, continúa sin haber detenciones y los investigadores de la Policía Nacional siguen el rastro del autor del homicidio ante la intranquilidad de los vecinos del distrito marítimo, todavía conmocionados por lo ocurrido el domingo por la mañana, a plena luz del día.

El Juzgado de Instrucción número 4 de Castellón tiene abiertas diligencias previas por un delito de homicidio, como ha confirmado a este periódico el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat.

Mediterráneo avanzó ayer en exclusiva que la autopsia practicada al cadáver de la fallecida dejó ver lesiones causadas por golpes sufridos, previsiblemente, durante un forcejeo con el ladrón.

Otros casos que acabaron en muerte

Los robos con violencia a personas de avanzada edad han dejado varias víctimas mortales en los últimos años en la provincia. Precisamente, en el distrito marítimo --concretamente, en la zona de Extramuros de Poniente-- se registró la última. A finales del 2020 dos jóvenes con fuertes adicciones a las drogas fueron arrestados como presuntos autores de la muerte violenta de un hombre de 83 años.

Tal y como apuntó la autopsia, lo mataron a golpes y le provocaron también algunas puñaladas que no se hicieron con una navaja, sino con lo que podría ser una especie de palo afilado. Tras pasar a disposición judicial, los dos implicados ingresaron en prisión.

En el 2016 cuatro personas fueron condenados a un total de 78 años de prisión por acabar con la vida del empresario valldeuxense Vicente Almela, de 90 años, durante el asalto a su domicilio. La víctima recibió múltiples golpes, fue maniatado y murió asfixiado durante el violento robo en 2013.

El tribunal estimó que la cuidadora del anciano y su esposa era cómplice y abrió a su novio y a dos compatriotas para dar el golpe.

La anciana fue también golpeada. Padeció hematomas y lesiones en nariz, tobillos y muñecas, por las que fue ingresada en el Hospital de la Plana de Vila-real.

Los condenados se llevaron, al menos, una caja fuerte, dejando a la cuidadora atada para simular que ella era una víctima más del asalto. Robaron joyas y 9.000 euros en metálico y forzaron una ventana para hacer ver que habían accedido por la fuerza. Posteriormente, huyeron en coche, dejando a los ancianos atados.

Compartir el artículo

stats