Suscríbete

Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

fue el primer asesinato machista del confinamiento en toda españa

El fiscal pide 24 años de cárcel por degollar a su mujer en Almassora

Asesinó a la madre de sus hijos con los pequeños en casa y después se entregó a la Guardia Civil

Efectivos de la Policía Judicial y de los servicios fúnebres entran en la vivienda de Almassora.

La Fiscalía solicita una pena de prisión de 24 años y medio para el vecino de Almassora que en marzo del 2020 degolló a su esposa en el domicilio familiar, estando sus dos hijos menores, de siete y 11 años, en casa. El Ministerio Público lo acusa de un delito de asesinato con las circunstancias agravantes de género y parentesco y la atenuante de confesión, ya que el hombre se entregó en el cuartel de la Guardia Civil y dijo hacer cometido «una barbaridad».

El juicio por estos hechos se desarrollará el 25 y 28 de febrero en la Audiencia Provincial.

Además de la pena de prisión, el Ministerio Fiscal pide una orden de alejamiento para que el progenitor no pueda acercarse a ninguno de sus hijos durante diez años. Asimismo, además del tiempo de privación de libertad, aboga por otros diez años de libertad vigilada. En el apartado de la responsabilidad civil, solicita 150.000 euros para cada uno de los menores, 60.000 para cada uno de los padres de la asesinada y 30.000 para sus hermanos.

¿Cómo fue el crimen?

Según sostiene la Fiscalía en su escrito de acusación provisional, la víctima manifestó a su marido su propósito de poner fin al matrimonio, decisión que no fue aceptada por el hombre. No obstante, la declaración del Estado de Alarma a causa del coronavirus hizo que la mujer pospusiese cualquier actuación en este sentido y que decidiera continuar con la convivencia durante el confinamiento. Así, sobre la medianoche del día 19 de marzo y hallándose los dos niños en sus habitaciones, se inició una fuerte discusión entre los cónyuges. Según reza el documento, con la finalidad de dejar patente su sentimiento de superioridad frente a ella por considerarla un objeto de su propiedad, comenzó a propinar fuertes puñetazos a su esposa y a golpearle la cabeza contra el suelo. El golpe fue tan fuerte, según el relato del fiscal, que los niños salieron de sus habitaciones y vieron a su madre tendida en el suelo, momento en que el progenitor les dijo que volvieran a sus dormitorios.

Ya en la cocina de la casa, el hombre cogió un cuchillo de unos 20 centímetros de hoja y se lo clavó en el pecho hasta en cinco ocasiones. Después, utilizó maniobras tendentes a la asfixia mecánica para dificultar la respiración de su esposa, mediante la estrangulación con un trapo de cocina y decidió efectuarle un corte debajo de la mama izquierda, que le provocó una herida penetrante.

Asimismo, decidió «hacerle un corte en el abdomen para que le salieran los intestinos» y cuando decidió que su mujer ya había sufrido bastante, la degolló. La mujer murió por una hemorragia masiva derivada de las múltiples heridas inciso-cortantes.

Se entregó en el cuartel

Cumplido su propósito, el acusado recogió todo el dinero que había en la vivienda y se marchó junto a sus hijos, dejando a los niños en casa de su cuñada.

A continuación, se dirigió al puesto de la Guardia Civil de Almassora y pidió que lo detuvieran. Los agentes se trasladaron a la vivienda y encontraron el cuerpo.

Compartir el artículo

stats