Suscríbete

Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

LA SEDE SOLO ABRE POR LAS MAÑANAS

Fuerza el cuartel de l’Alcora para poder llamar por teléfono tras perder su móvil en una noche de fiesta

Podría haber cogido diligencias con datos personales e incluso tener acceso a armas

Un vecino de l'Alcora entraba ayer por la mañana en las dependencias de la Guardia Civil.

Un joven de unos 25 años ha sido detenido y puesto en libertad con cargos tras pasar a disposición judicial por un delito de daños cometido en el cuartel de la Guardia Civil de l’Alcora. Y es que, por surrealista que pueda sonar su comportamiento, el arrestado decidió, tras una noche de fiesta en l’Alcora, forzar la entrada de la sede policial para tener acceso a un teléfono fijo desde el que llamar.

Según ha podido saber este diario de fuentes solventes, el intruso había perdido su cartera y su terminal móvil de madrugada y, además, se había despistado de su grupo de amigos, por lo que necesitaba contactar con alguien de confianza que acudiera a buscarlo. Ante esta situación, no dudó en adentrarse por la fuerza en las dependencias del instituto armado para lograr su objetivo. 

Se da la circunstancia de que el cuartel se encontraba cerrado y vacío en esos momentos porque únicamente abre sus puertas al público en horario matinal.

Más tarde, el hombre fue localizado cuando intentaba entrar en un portal y fue trasladado a calabozos hasta que compareció en el juzgado de guardia. 

Fuentes sindicales consultadas por este periódico trasladan su preocupación por estos hechos, pues para ellos este caso «lo que hace es demostrar que un puesto que solo abre por la mañana es ineficaz, a la vez que peligroso».

En este sentido, sostienen que el asaltante se podría haber llevado documentación sensible como, por ejemplo, diligencias policiales con datos personales. Además, en el puesto están los datos de víctimas de violencia de género e, incluso, advierten, armas de fuego de la unidad. Desde la Asociación Uinificada de Guardias Civiles (AUGC) vienen reclamando un cambio en el modelo policial y una restructuración de los cuarteles existentes, pidiendo el cierre de un gran número de ellos.

Otro se coló en una sede de Teruel, se desnudó y durmió en un sofá

En Rubielos de Mora (Teruel) la falta de vigilancia de la casa cuartel provocó que el pasado año un intruso se colara en la sede policial, se quitara la ropa y durmiera en un sofá. Además, causó daños en coches y también en la vivienda de un agente. La Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) alzó entonces la voz para denunciar la falta de inversión en seguridad en una gran parte de los cuarteles. 

Tras décadas de reivindicaciones, el Gobierno movió ficha a finales del 2021 y anunció que ejecutará mejoras en eficiencia energética en cuarteles y prisiones de la provincia de Castellón por un importe global de 10,5 millones de euros. En el caso de las instalaciones de la Guardia Civil, se trata de Burriana y Segorbe, incluidas en el listado de actuaciones con prioridad e nivel 1, y Sant Mateu, cuya inversión también asciende a 3 millones pero se trata de un proyecto con un escalón menos de preferencia. Sin embargo, en el de Almassora, de los cuarteles peor conservados a nivel nacional, no hay mejoras previstas.

Compartir el artículo

stats