Suscríbete Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

desgarradores testimonios en la segunda jornada del juicio por el parricidio de almassora

«Él tenía celos del bebé y dijo que si yo contaba lo que le hizo me mataría»

La madre del niño asesinado a golpes afirma que se sintió culpable por no haberlo protegido

CASTELLON. JUICIO PARRICIDA ALMASSORA

La madre del bebé presuntamente asesinado a golpes en Almassora en el 2020 a manos del padre declaró ayer en la segunda jornada del juicio que se sigue contra él en la Audiencia Provincial. La progenitora, que era menor de edad cuando sucedieron los hechos, ya fue condenada por un delito de asesinato por omisión y ayer reconoció su «parte de responsabilidad», asumiendo que se sentía «culpable» por no haber «protegido al pequeño», que tenía diez meses cuando perdió la vida.

La adolescente describió a un joven agresivo. «Al principio, trataba bien al niño, pero luego le cogió celos y no quería ni que yo le diera el pecho», afirmó. La madre reconoció que el procesado «chillaba» y «pegaba» al menor, hasta el punto de llegar a «romperle el brazo cuando tenía dos meses».

Sostiene que tenía miedo

«Yo le tenía miedo y estaba enamorada. Me amenazaba con quitarme al niño y me dijo que si contaba lo que le había hecho me mataría. Yo conté que el bebé se había caído, pero era mentira», contó la testigo a preguntas del fiscal.

Por lo que respecta al violento episodio en el que el bebé sufrió graves lesiones cerebrales, que le llevaron a fallecer después en el Hospital General--, la madre explicó que en primer lugar oyó un golpe seco mientras ella estaba en otra estancia. Después, se acercó al salón y vio al acusado golpear al niño contra la pared con fuerza.

Los familiares

La abuela materna también declaró en la segunda jornada del juicio y, aunque aseguró que nunca sospechó que el menor pudiera sufrir malos tratos, sí dijo haberle visto al pequeño un ojo morado, un mordisco en la mano y el úmero roto. «La familia de él, concretamente la madre, quería que mi hija cargara con toda la culpa porque era menor y cumpliría una pena inferior», aseveró la mujer segundos antes de romper a llorar al recordar la muerte del bebé.

La cuñada de la madre también fue citada ayer y dijo haber sido testigo de una amenaza del procesado. «Hubo un día en que el niño se puso a llorar y él le dijo a la madre: o callas al bebé o lo estampo contra la pared», afirmó. Ante estas afirmaciones, la defensa la acusó de mentir y de no haber contado este hecho hasta la fecha.

Familiares de acusado lo intentaron exculpar durante su declaración, mientras que una trabajadora social del Ayuntamiento de Almassora dijo que no vieron nada que les hiciera sospechar de malos tratos al pequeño.

Compartir el artículo

stats