Suscríbete

Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crimen

La madre de Igor, el hombre que mató a la menor en Oviedo: "No he tenido valor para pediros perdón porque yo misma no me lo perdono"

La progenitora del presunto autor del crimen del rellano quiere trasladar sus disculpas "en la intimidad" al entorno de la niña de 14 años asesinada en Vallobín

El momento de la retirada del cuerpo de Erika Yunga el pasado martes.

"La razón de no dirigirme hasta este momento a la familia de Erika es que, como madre, no he tenido valor, ni fuerzas, para pediros perdón porque yo misma no me lo perdono". Así empieza el comunicado hecho público este lunes por la madre de Igor Postolache, el varón de 32 años y origen moldavo detenido por el asesinato e intento de agresión sexual de Erika Yunga, la niña de 14 años fallecida el pasado martes tras ser apuñalada en el rellano del primer piso del número 69 de la calle Vázquez de Mella de Pumarín.

La mujer, que no aporta su nombre en la carta y se limita a dar el parentesco, asegura que tanto ella como su familia lamentan "profundamente" los hechos sucedidos "que nunca pudimos imaginar y que nos acompañarán el resto de nuestras vidas".

Considera la madre del hombre de 32 años que continúa en el HUCA recuperándose de decenas de cortes que presuntamente se propinó así mismo tras cometer el crimen que ahora debe ser la justicia la que se pronuncie. "Nuestra sociedad tiene procedimientos judiciales para castigar este terrible hecho y será la misma quien lo haga, siendo consciente de que nunca se podrá restituir el profundo daño causado a Erika y su familia", explica "en nombre de la familia".

A continuación, la autora de la carta abierta pide perdón "siendo consciente del dolor inimaginable que están sufriendo", pues según asegura, el que tiene ella misma "no se puede medir".

La progenitora de Igor Postolache afirma que entendería que la familia de Erika no aceptara su perdón, pero se ofrece a que "en un futuro" puedan verse en la intimidad para trasladarle personalmente su perdón por los sucedido.

Compartir el artículo

stats