Suscríbete

Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

hacía tocamientos a la pequeña en ausencia de la madre

Sentencian a 5 años de cárcel a un padrastro por abusos en Onda

La Audiencia cree acreditado que tocaba a la niña de 12 años 3 ó 4 veces por semana

Imagen del padrastro condenado en su juicio en la Audiencia. MEDITERRÁNEO

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial ha condenado a cinco años de prisión a un hombre de Onda por abusos sexuales continuados a su hijastra desde que esta contaba con 12 años. Además, el tribunal le impone una orden de alejamiento que le impedirá acercarse a la víctima durante otros diez años, así como comunicarse con ella. Asimismo, tras su salida de prisión, el varón cumplirá otros diez aós de libertad vigilada y deberá indemnizar a la afectada con 10.000 euros por los daños morales sufridos.

Los magistrados han declarado probado que el hombre, con ánimo libidinoso, realizó tocamientos a la hija de su pareja desde el año 2018. El adulto se acercaba a la niña con la excusa de jugar o de hacerle cosquillas y dirigía sus manos hacia los genitales de la pequeña, a la que tocaba por encima y por debajo de la ropa, «llegando a repetirse estos hechos con una frecuencia de tres ó cuatro veces por semana». Estos episodios se producían cuando la madre se encontraba ausente, trabajando.

La víctima explicó en el juicio oral que los supuestos abusos comenzaron cuando su madre inició un nuevo trabajo en el matadero. Contó, además, que tenía miedo de que el procesado le hiciera algo si ella revelaba lo que estaba sucediendo.

El hombre, por su parte, lo negó todo. «Yo le hacía cosquillas estando su madre delante», admitió el acusado, quien rechazó las acusaciones de tocamientos sexuales.

«Lo dice porque no se lleva bien conmigo. Cuando me sacaba lo que le interesaba sí que había buena relación, pero después ya no», explicó en la vista el varón, quien rehusó contestar a las preguntas de la acusación particular.

Por su parte, una amiga de la adolescente confirmó que la afectada le confesó los hechos. «Me contó que el novio de su madre la intentaba tocar, pero no quería contarlo por miedo», dijo.

La madre de la niña y expareja del acusado aseguró que no sospechó ni presenció nada. «La niña empezó a no comportarse normal y yo estaba preocupada, pero pensé que sufriría bullying», dijo.

Compartir el artículo

stats