Suscríbete

Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

juicio con jurado por el presunto homicidio de un chico de 17 años

Forenses avalan que el acusado del suicidio del joven de Vila-real no sufre trastorno

La perito ratifica que el procesado es una persona «simple, lo que no le exime de sus responsabilidades»

Hoy proseguirá el juicio con jurado en la Audiencia Provincial de Castellón con el visionado de pruebas adjuntas a la causa a petición de las partes. GABRIEL UTIEL BLANCO

La tercera sesión del juicio con jurado en la Audiencia Provincial de Castellón contra el acusado de, presuntamente, acosar, hostigar y amenazar a un menor de Vila-real hasta provocar que se quitara la vida hace seis años fue clave para poder avalar las acusaciones contra el procesado que formulan el Ministerio Público y la acusación particular que ejercen los padres del menor. Fue el turno de los peritos, en concreto, de los médicos forenses que hicieron la autopsia al joven de 17 años fallecido y la valoración psicosocial del acusado, de los agentes que llevaron a cabo el vaciado de los datos del teléfono móvil, así como de la trabajadora social y la psicóloga que entrevistaron a V. P. de 62 años, tras ser detenido por estos hechos.

La médico forense dio por «descartado» que el hombre sufra cualquier tipo de trastorno mental que afecte a su conducta al no tener «ninguna alteración sociopatológica», por lo que «conserva su conciencia y raciocinio». Asimismo, aclaró que el hecho de que tenga «un nivel intelectual bajo no le resta capacidad de comprensión». «Es una persona simple pero esto no le exime de sus responsabilidades», afirmó.

Autolesiones

Tras esta pericial, declaró un agente de la policía científica que asistió a la forense en el levantamiento del cadáver e inspeccionó el domicilio del menor. Este desveló que se encontró un cuchillo con restos de sangre debajo de las mantas de la cama del menor que usó para autolesionarse, como posteriormente corroboró la médico forense al explicar que presentaba heridas en una de sus muñecas y en el codo.

Autenticidad de las conversaciones

También fue relevante la declaración de los agentes que llevaron a cabo la extracción de los datos del teléfono móvil del menor, los cuales aseguraron que dicha información no pudo ser manipulada. Un vaciado que cuando obtuvieron remitieron a la policía judicial de Vila-real. Y es que las conversaciones de WhatsApp son la principal prueba incriminatoria contra el acusado y lo que llevo a la Policía Nacional a detenerlo en Moncofa.

En la calificación del Ministerio Fiscal se recoge que el adolescente llegó a recibir más de un centenar de mensajes del procesado en un intervalo de tan solo siete horas, con ánimo de amedrentarlo. «Tengo toda la conversación en el móvil y lo voy a publicar con tu número», «saltarás de alegría cuando todo esto salga a la luz» o «te voy a enseñar a no fastidiar y a no hacer perder el tiempo a los que nos dedicamos a esto» fueron algunos de los mensajes.

El menor fallecido le pidió reiteradas disculpas al procesado en cerca de 50 mensajes. Sin embargo, este no dejó de dirigirle frases como: «Te pondré una demanda y tendrás que venir acompañado de tus padres», «cuando se hace esto es para follar, así que atente a las consecuencias» y «si yo te hiciera ahora chantaje, ¿qué harías?». 

 «Tú te metiste en este problema y lo vas a pagar», dijo el adulto al joven, siguiendo con expresiones tales como «si te suicidas les dejarás el marrón a tus padres y mi abogado leerá tu conversación conmigo delante de ellos» o «por meterte en una página para mayores voy a tu familia», según consta en el escrito provisional del fiscal.

Contradicciones en evidencia

Una conversación que el acusado negó durante su declaración ante el jurado, en la que defendió su inocente, pero que ayer la psicóloga y trabajadora social que lo entrevistaron tras su detención afirmaron que este sí les reconoció y que mostró arrepentimiento por lo sucedido. «Él nos dijo que lo consideraba una burla del joven», afirmó la psicóloga, quien remarcó que el acusado era consciente de lo que significaba la palabra suicidio. Este se enteró del fatal desenlace cuando fue detenido.

Compartir el artículo

stats