Suscríbete Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CERTEZAS Y DUDAS TRAS LAS DETENCIONES

Incógnitas por descorchar en Atrio

¿Quién encargó el robo? ¿O fue el golpe estrella de dos ladrones de guante blanco? ¿Dónde están las botellas? Son algunas de las claves que todavía faltan por resolver

Una imagen de la bodega del restaurante cacereño Atrio, con 3.400 referencias de todo el mundo. / SILVIA SANCHEZ FERNANDEZ

Ya están tardando las grandes productoras de cine y plataformas de internacionales de streaming en visitar a los propietarios de Atrio (Cáceres) para iniciar el guión del ‘Gran Robo del Château d’Yquem... y otros 44 vinos de lujo’. La historia lo tiene todo. Ladrones de guante blanco asaltando con la pericia de James Bond un hotel del más alto glamour en el corazón de una ciudad medieval amurallada, cuya bodega alberga 3.400 referencias de todo el mundo. Persecución policial internacional (Europol, Interpol...) por media Europa, y detención de los dos autores en una frontera del Este a bordo de un Mercedes con matrícula alemana. La trama se vende sola, pero aún quedan incógnitas por resolver en este espectacular caso que ha captado el interés de todo tipo de medios de España y del extranjero.

La primera es obvia. ¿Fue un robo por encargo de un millonario caprichoso o de una red criminal? ¿O bien los autores materiales, un hombre llamado Constantin de 47 años con doble nacionalidad de Países Bajos y Rumanía, y una mujer de 27 años mejicana, dieron el golpe de su vida para ir vendiendo la mercancía a los mejores postores?

Lo que está claro es que los detenidos tenían contactos en el mercado negro porque no era la primera vez que robaban bebidas de alto coste. El hombre ya fue arrestado en 2019 por la sustracción de un whisky en Suiza valorado en 5.000 €. También en 2020 por el robo de varias botellas de vino en una bodega gourmet de Madrid, del Barrio de Salamanca, con un coste de 39.800 €. Y una tercera vez por llevarse unas valiosas botellas del aeropuerto de Ginebra. Durante el segundo robo se identificó a la misma mujer mejicana, aunque no se le detuvo.

En Cáceres se crecieron

Pero en Atrio, la pareja se ha superado con creces. Las 45 botellas robadas durante la noche del 27 de octubre de 2021 están valoradas en 1,6 millones de euros, entre ellas un Château d’Yquem del año 1806 (en la foto) con un coste de 310.000 euros. Por tanto, ¿encargo o robo directo para sacar partido? Lo que sí ha comunicado la policía es que, durante sus seis meses vagando por Francia, Alemania, Países Bajos y el Este europeo, los dos autores han podido estar costeándose los desplazamientos (siempre en coche para pasar desapercibidos) con los beneficios de la venta de algunos vinos, con lo cual no los habrían robado para entregarlos a un solo comprador.

Y otro aspecto importante: la policía dejó claro en la rueda de prensa del pasado miércoles en Cáceres, que la pareja ha vivido de esto durante mucho tiempo, porque son personas «especializadas» en el robo de vino, que por cierto «produce muchos beneficios». De hecho, la agencia Efe desveló ayer que ambos comieron días antes en el restaurante Coque de Madrid, también, al igual que Atrio, con dos estrellas Michelín. Los hermanos Mario, Juan Diego y Rafael Sandoval, propietarios del negocio, aseguran que la pareja sabía mucho de vinos y que hizo numerosas preguntas sobre la bodega, que almacena caldos de más valor que el propio restaurante. A ellos no les robaron. Sus botellas ya están blindadas a cal y canto. En Atrio sí fueron invitados a conocer la bodega (una deferencia con los clientes), y por la noche entraron tras hacerse con la llave maestra.

La pareja también comió días antes en el restaurante ‘Coque’ (Madrid), con dos estrellas Michelín, y preguntó insistentemente sobre su bodega

decoration

¿Pero dónde están las botellas? ¿Cuántas habrían vendido? ¿Cuántas siguen en su poder? Y en este último supuesto, ¿dónde las guardan? Desde luego, en el momento de la detención no las llevaban encima. Se trata de la mayor incógnita que sigue rodeando al caso desde que los dos ladrones huyeron aquella madrugada del Atrio Relais & Châteaux, con tres bolsas de deporte repletas de algunas de las mejores botellas de vino del mundo.

Aunque el Cuerpo Nacional de Policía no ha confirmado nada al respecto, sí que ha dado algunas orientaciones de por dónde podrían ir las pesquisas. Luis Carlos Caballero, jefe de la Brigada de la Policía Judicial de Cáceres, explicó el miércoles que barajan la hipótesis de que "parte de las botellas se hayan vendido". Pero al mismo tiempo, los responsables policiales comentaron a la prensa que los titulares de Atrio pueden albergar esperanzas de que aparezca el vino, o al menos una parte. La policía dejó claro que va a "seguir trabajando" mientras queden estos interrogantes y se dé con "el receptor último de las botellas", porque "nunca se cierra una investigación hasta esclarecer totalmente los hechos", puntualizó el jefe de la Unidad de Delitos Económicos y Financieros de la Policía Judicial, José Ángel González

Los interrogantes están puestos especialmente en ese Château d’Yquem de 1806, adquirido por José Polo y Toño Pérez, dueños de Atrio, en una subasta de Christie’s en 2002. También sobre el resto de botellas de las bodegas Louis Vuitton y Romanée-Conti, de altísimo valor en el mercado.

Imágenes del robo en la bodega de Atrio

Imágenes del robo en la bodega de Atrio Vídeo: EFE Foto: Agencias

Existe otra cuestión menos policíaca y más prosaica que también centra el interés. Si aparecen las botellas, ¿a quién se le devuelven? Tras meses de negociaciones después del robo, Atrio recibió una indemnización millonaria de su aseguradora. El Jefe de la Unidad de Delitos Económicos y Financieros precisa que en ese caso se entregarían a la justicia, que determinaría a quién van a parar semejantes joyas.

Lo cierto es que habrá que esperar para desenmarañar la madeja porque de momento ni siquiera se ha podido tomar declaración a los dos detenidos, cuya entrega a España desde Croacia se esperan en dos semanas, cuando esté lista la euroorden. 

"El vino es hoy una obra de arte"

Lo cierto es que "el mundo del vino genera productos que hoy son considerados obras de arte. Hay botellas de siglos, con una conservación, una historia y unas bodegas detrás que las convierten en productos de muchísimo valor. No es por tanto de extrañar que los ladrones las quieran". Así lo explica Juan Antonio Álvarez, uno de los grandes nombres del momento en el sector por haber encabezado la candidatura que ha conseguido que Extremadura cuente por primera vez con representación en el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Cava, tras 36 años de monopolio catalán.

Ingeniero agrícola y gerente de ‘La Enológica’ (Almendralejo), empresa centenaria de productos enológicos, Juan Antonio tiene claro que ciertos caldos se han convertido en "objetos de lujo" por su tradición, su diseño, la forma de conservarlos… Y por cierto, "¡Claro que se pueden beber!", afirma, dando al traste con esa leyenda urbana de que muchos son ya meros objetos de exposición. "Otra cosa es quién pueda permitírselo", ironiza.

A día de hoy salen botellas por encima de 1.000 y hasta 2.000 euros. "Hablamos por ejemplo de bodegas españolas de renombre que sacan determinadas gamas con mucha historia detrás de su elaboración, y eso se paga". Juan Antonio sostiene que el buen vino "está de moda desde hace siglos, los romanos ya lo apreciaban claramente", pero es cierto que en las últimas décadas se está democratizando por la renta de los hogares. Hoy, muchas personas valoran tener algunas botellas de calidad para ellos y para sus visitas. "El gusto por el buen vino se va extendiendo y en general existe un mayor conocimiento", subraya.

Además, "se trata de un producto que ahora te posiciona socialmente. Todos vemos que a la gente le gusta fotografiarse en las redes sociales con una buena botella y un par de copas". También proliferan "los viajes, las experiencias y las visitas en torno al enoturismo". Y por supuesto, el maridaje con la gastronomía, que tanto beneficia a ambos sectores.

Compartir el artículo

stats