Suscríbete

Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Violencia machista

Intenta violar a su ex en Cartagena y se libra de la cárcel por 5.000 euros y un curso de educación sexual

El joven, de 22 años y con una anterior condena firme por violencia de género, elude la prisión a cambio de ir a un programa de "reeducación conductual" y de indemnizar a su víctima

Protesta por el 8M.

Un joven de 22 años, vecino de Los Barreros, en Cartagena, que reconoció en sede judicial haber intentado violar a su ex y haberle dado una paliza, en el transcurso de la cual la mujer llegó a golpearse con una bombona de butano, ha eludido entrar en prisión, pese a contar con antecedentes por violencia machista: fue condenado hace tres años por el Juzgado de Violencia sobre la Mujer Nº 1 de Cartagena por un delito de lesiones. 

El chico, aunque es condenado en firme por un delito de agresión sexual a dos años de cárcel, por un delito de malos tratos a 70 días de trabajos comunitarios y por amenazas a otros 70 días de trabajos en beneficio de la comunidad, se libra de entrar en prisión si cumple una serie de requisitos: entregar a su ex la suma de 5.000 euros, en concepto de responsabilidad civil, abonar las costas y asistir a un programa «de reeducación conductual en materia de igualdad», como se establece en la sentencia dictada por la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Murcia. 

Los hechos que se consideran probados tuvieron lugar en el domicilio de la víctima, también en la ciudad portuaria, en septiembre de 2020. El sujeto llegó y encontró a su ex con un compañero de clase, y fue entonces cuando «con ánimo de dominación machista y de menoscabar la integridad física de esta, la golpeó fuertemente en la cara y le dio una patada en el vientre», detalla la resolución judicial.

«Momentos después, encontrándose la mujer en la cocina, la agarró del cuello a la vez que la empujaba contra la pared, cayendo ella al suelo y golpeándose con una bombona de butano en la cabeza, haciendo que quedara algo aturdida, circunstancia que aprovechó el procesado para agarrarla y dirigirla hacia el dormitorio», continúa la sentencia. Ahí la sometió a tocamientos e intentó violarla.

La mujer acabó en el hospital, con diferentes lesiones, y el individuo detenido y al día siguiente puesto a disposición del Juzgado de Guardia, de donde salió en libertad con cargos

En la vista oral donde admitió sus delitos, la acusación particular renunció a formular acusación contra el joven.

El beneficio de la suspensión de la pena privativa de libertad se le concede por cinco años. Durante este lustro no podrá acercarse a su ex ni delinquir: no entrará en la cárcel con la condición de que no cometa delito alguno. 

"Otros mecanismos"

La Sala entiende que «las funciones de prevención y reinserción se colman en este caso sin llegar a la forma de ejecución penitenciaria a través del cumplimiento específico de la pena de prisión, pues es factible obtener los objetivos públicos pretendidos con el sistema penal a través de otros mecanismos más adecuados que el cumplimiento de una pena corta de prisión; como es en este caso la exigencia al penado de comportamientos positivos en orden a modificar los factores que hayan podido incidir en la comisión del delito a través del seguimiento del programa que se le impone».

Compartir el artículo

stats