Suscríbete

Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El encarcelado por la quema de chiringuitos era otro hostelero

Otras dos personas fueron cómplices y una sigue en La Fe con graves heridas

Imagen del estado en el que quedaron los chiringuitos calcinados en Almenara.

El vecino de Almenara detenido en Albacete y encarcelado después como supuesto autor intelectual del incendio de los dos establecimientos de la playa Casablanca de Almenara regentaba, hasta hace pocos años, un local a escasos 200 metros del lugar donde se encontraban el Chiringuito del Xato y la Gelateria de Paqui.

Según ha podido saber este periódico, J.L.L.R. era propietario de un restaurante y, según las investigaciones, parece ser que el motivo del incendio provocado fue económico. Al parecer, la presencia de los chiringuitos constituía una fuerte competencia para el local del arrestado, que podría haberse obsesionado y orquestar una venganza contra los mismos.

Como publicó ayer este diario, el detenido fue localizado en Castilla la Mancha tras permanecer dos meses y medio en paradero desconocido. Además de este detenido, hay otras dos personas, vecinas de Sant Carles de la Ràpita (Tarragona) que están investigadas. Se trata del hombre que resultó herido por quemaduras graves en el incendio, todavía ingresado en el Hospital La Fe de València; y un tercer cómplice.

Cabe recordar que los dos establecimientos calcinados tenían alrededor de 40 años de historia y eran toda una institución en la playa Casablanca de Almenara. Lo que ocurre es que, hasta hace unos años, se encontraban instalados en el mismo litoral. Como en aquellos años la regresión empezaba a dar síntomas de ser irreversible, Costas no les renovó la concesión, debido a que, por la proximidad del mar, ya no quedaba espacio para instalarlos en sus habituales ubicaciones.

El Ayuntamiento de Almenara tomó la decisión de buscar un espacio idóneo en terreno municipal, con la finalidad de que pudieran seguir dando servicio a su excelente clientela. La zona que en su momento fue elegida por el consistorio se encuentra cerca del mar, pero fuera del terreno de dominio público-terrestre y toda la tramitación para obtener una concesión pasa por el propio Ayuntamiento. 

En ese punto no solo se instalaron los dos locales quemados, pero al parecer ambos sí quitaron clientela y volumen de negocio al local que regentaba J.L.L.R..

Hoy en día dicho local esta regentado por otra persona y este verano no tendrá la competencia del chiringuito del Xato y la Gelateria de Paqui, puesto que tras el suceso estos han tenido que dar la temporada por perdida y no han podido dar trabajo a sus plantillas habituales. Ahora trabajan para poder volver a la playa en el 2023.

Los daños por los incendios provocados fueron valorados en más de 170.000 euros por los afectados. Los dos locales tenían seguro para hacer frente a ello. 

Compartir el artículo

stats