Suscríbete

Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ocho denuncias

La viuda que se enfrentó al estafador de los cementerios de Barcelona

"Lo más grave fue que se aprovechara de nosotros cuando estábamos consternados por la pérdida de seres muy queridos", explica una de las víctimas afectadas por los engaños de este trabajador municipal investigado por los Mossos d'Esquadra

El cementerio de Les Corts, junto al Camp Nou. Ricard Cugat

"Lo más grave fue que se aprovechara de nosotros cuando estábamos consternados por la pérdida de seres muy queridos", explica una de las viudas engañadas por el trabajador de Cementiris de Barcelona investigado por estafa. Esta víctima, cuya identidad en la siguiente noticia se oculta bajo el nombre de Norma, ha contactado con EL PERIÓDICO DE CATALUNYA, medio del grupo Prensa Ibérica al que también pertenece este diario, porque considera que en la información publicada hasta la fecha, también por este diario, el primero que informó sobre este caso, se daba a entender que las víctimas habían participado de una "mala praxis" al pagar al timador por un supuesto trato de favor. "Eso no es verdad", remarca. "Intentó engañarme para que le diera 1.840 euros en un sobre, pero no lo hice. Además, me consta que algunas familias que sí pagaron lo hicieron porque no les quedó más remedio".

El testimonio de Norma

El marido de Norma murió en marzo de 2022. De repente. Y tratando de cumplir su deseo, Norma pidió a la funeraria que lo enterrara en el cementerio de Les Corts. "Era muy culé, más de 50 años de socio barcelonista y su ilusión era descansar junto al Camp Nou", explica. Pero la funeraria le informó de que no había nichos disponibles en Les Corts. Norma insistió en que su pareja tenía que descansar ahí y la funeraria respondió de nuevo que no había plazas, que no podría ser. Frustrada, terminó enterrando a su marido lejos de Barcelona.

Con el paso de los días, sumida en la irrealidad de las nuevas horas sin su compañero de viaje al lado, descubrió que quería seguir luchando por su última voluntad. Se presentó en la oficina de Cementiris de Barcelona en el camposanto de Les Corts y allí la atendió un comercial de unos 50 años que le pareció educadoamable y carismático. Era el presunto estafador de los cementerios de Barcelona.

El comercial la invitó a tomar asiento y encendió su ordenador. "Tecleó algo, imprimió unos papeles y, para mi sorpresa, me dijo que tenía varios nichos disponibles". Así de sencillo. ¿La funeraria había asegurado a Norma que no había nada que hacer y a ella le había bastado una simple visita al cementerio de Les Corts?

El trabajador se levantó y pidió a Norma que la acompañara. "Dimos un paseo por el cementerio y me fue mostrando nichos disponibles. E iba diciendo cosas como 'este no me gusta porque el bajante está cerca y cuando llueve se mojará' o 'si te doy este, seremos vecinos porque aquí tengo enterrados a mis padres'. Hasta que llegamos al nicho que me vendió: 'este sí'", recuerda. Después, comercial y viuda regresaron a la oficina y comenzaron el papeleo para formalizar la transacción.

El presupuesto y el sobre

Norma todavía guarda el presupuesto por la concesión del nicho por 50 años que le entregó el timador, y lo muestra durante la entrevista. "Lo incluyó todo: lápidaflores secasjarrones ¡Para un nicho que estará vacío durante dos años y un día, como mínimo! –ese el tiempo que por ley debe transcurrir antes de proceder al traslado del cuerpo de su marido–. Y yo ya tengo una lápida, pero él me aseguró que no podría traerla porque debía ser negra por cuestiones normativas, de estética y la mía es blanca. No pude elegir nada del presupuesto, todo lo manejó él a su antojo".

No satisfecho con engrosar la factura, el comercial sacó un sobre vacío y se lo entregó. Y en la hoja del presupuesto anotó con bolígrafo azul un número: 1.840 euros. Esa era la cantidad que tenía que meter en efectivo y en negro dentro del sobre si quería cerrar una operación que debía rubricarse cuanto antes. "Me dijo que era para sobrecostes de los trabajos de marmolista y operarios para que así se pudieran ganar la vida sin tener que pagar el IVA".

El mensaje

Norma regresó a casa contrariada: había logrado el nicho, pero sospechaba que había sido manipulada. Lo pensó durante horas y acabó escribiendo un mensaje al trabajador de Les Corts para decirle que pagaría hasta el último céntimo pero con factura, no en negro

El comercial la llamó en cuanto lo leyó y la amenazó con cancelar la concesión del nicho. Eso fue demasiado para Norma, que no estaba dispuesta a renunciar a la última voluntad de su marido, otra vez. La mujer acudió al Ayuntamiento de Barcelona con el presupuesto y el sobre vacío y explicó lo que había pasado. A los pocos días, recibió una llamada del trabajador investigado. "Me dijo que era un padre de familia y me preguntó si era consciente de lo que estaba haciendo". 

Tras el aviso de Norma, el ayuntamiento informó a Cementiris de Barcelona y esta empresa, que depende de Serveis Municipals de Barcelona, a la vista de las pruebas, apartó al comercial de su puesto de trabajo, en el que llevaba casi toda la vida, y abrió una investigación interna. Revisó ventas anteriores y contactó con los clientes. Así dio con otras siete familias que relataron hechos similares a los de Norma. El comercial fue despedido en junio. El ayuntamiento ha denunciado los hechos en un juzgado de Barcelona y los Mossos d’Esquadra consideran al sospechoso un estafador. "La única cosa que sigue sin encajar es por qué la funeraria me dijo que no había plaza en Les Corts", remarca. 

El ayuntamiento ha devuelto el dinero estafado a todas las familias. Norma ha conservado el nicho para su marido y dentro de dos años trasladará su cuerpo junto al Camp Nou. No solo ha cumplido con su última voluntad, también ha destapado a un estafador que se aprovechaba de personas noqueadas por la muerte.

Compartir el artículo

stats