Suscríbete Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Escrito de acusación

Fiscalía pide cuatro años y medio de cárcel y 1,6 millones para los acusados del robo de Atrio

El ministerio público considera que Constantin Dumitru y Priscila Lara Guevara se pusieron de acuerdo para alojarse en el hotel y llevarse las 45 botellas

Los acusados del caso Atrio, este verano, tras declarar en el juzgado cacereño. Silvia Sánchez Fernández

Fiscalía pide cuatro años y medio de cárcel y 1,6 millones para los acusados del robo en el hotel Atrio de Cáceres. Tras meses de instrucción, el caso ha dado un paso más este miércoles con la presentación del escrito de acusación del ministerio público.

De esta forma, la fiscal que instruye la causa considera a Constantin Dumitru y Priscila Lara Guevara, ambos detenidos y en prisión provisional desde finales de verano, coautores de un delito de robo con fuerza en establecimiento público que reviste una especial gravedad por la elevada cuantía de los objetos robados.

El Código Penal recoge penas máximas de seis años de cárcel para este tipo de delitos. Con respecto a la petición de responsabilidad civil, el valor que se reclama es el precio en el que se han tasado las botellas. Se da la circunstancia de que esta cantidad no sería para los dueños del hotel sino para la aseguradora puesto que ya indemnizó a los propietarios por las botellas.

El escrito de acusación ya ha sido presentado en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Cáceres. En el documento el ministerio público expone su postura sobre los presuntos hechos.

Recoge que "la pareja, puesta de común acuerdo y guiada por el ánimo de lucro, se alojó en el hotel el 26 de octubre con la intención de acceder a la bodega y hacerse con vinos de elevado valor, entre ellos la botella de Chateau d'Yquem valorada en 350.000 euros".

Así, tras cenar en el restaurante, la pareja realizó una visita guiada a la bodega y sobre las 00.20 horas subieron a su habitación. Dos horas más tarde, a las 2.10 horas y el 27 e octubre, la acusada llamó a recepción pidiendo una ensalada e interesándose por el tiempo en el que tardaría en ser servida. El empleado le comunicó que estaba solo y que tardaría 10 minutos en poder llevarle la ensalada.

El acusado bajó en dos ocasiones a la bodega

De esta forma, el acusado aprovechó el momento para dirigirse a la recepción y coger una llave electrónica "con la que acudió a la bodega", no obstante, no pudo abrirla porque no era la adecuada. Así que la acusada, de nuevo, llamó a recepción para pedir un postre y entonces en ese intervalo, el acusado volvió a bajar para apoderarse de la llave maestra.

Con ella abrió la bodega, accedió a la sala de catas y se apoderó de las 45 botellas valoradas en 1,6 millones. A las 6.00 horas la pareja abandonó el hotel.

Compartir el artículo

stats