2€/mes - 6 meses ¡Último Día! Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nueve arrestos en España

El estafador de ricos de Barcelona también ha timado a la clase alta de Madrid

La Policía Nacional también ha investigado y detenido a Darwin Grover por enredar a víctimas de Chamberí o Chamartín

Parque del Retiro. José Luis Roca

El estafador que ha enredado a la 'jet set' de Barcelona también ha timado a la clase alta de Madrid. Según las fuentes consultadas por EL PERIÓDICO DE CATALUNYA, del grupo Prensa Ibérica, Darwin Grover, un joven de nacionalidad peruana y 27 años de edad, ha sido denunciado por varias familias de la zona noble de la capital de España a las cuales ha estafado como lo ha hecho con las catalanas: haciéndoles creer que era uno de ellos.

Entre octubre de 2021 y enero de 2023, Darwin ha sido detenido en siete ocasiones por la Policía Nacional y por la Guardia Civil. Tras su último arresto, el estafador se trasladó a Barcelona, donde en solo dos meses ha acumulado cinco denuncias por estafa presentadas por vecinos de la zona noble de la capital catalana por valor de 300.000 euros. En un año y medio, Darwin ha sido detenido ya nueve veces en España.

Chamberí, Chamartín y El Retiro

La Policía Nacional es el cuerpo que lo ha perseguido en más ocasiones: seis en total. Lo ha investigado por denuncias presentadas por vecinos de los señoriales barrios de Chamberí y Chamartín y del más céntrico distrito de El Retiro. En cuatro ocasiones lo ha arrestado por estafa, una quinta, por falsificación documental y una sexta, porque pesaba sobre él una orden de detención pendiente. La Guardia Civil lo ha detenido en una única ocasión, por un delito contra la seguridad vial, cuando conducía un vehículo al que una patrulla abordó dentro de Mérida. Cuadra con su estilo de vida: siempre que puede conduce coches de gran potencia como Lamborghini o Tesla.

Darwin Grover es un hombre alto, relleno de cuerpo, de cabello corto y moreno, y se viste con ropa de firmas como LacosteRalph Lauren o Pedro del Hierro. A los agentes de los Mossos que lo arrestaron recientemente en Catalunya, con quienes se mostró colaborador y educado, les aclaró que sufre de mitomanía, un trastorno que le empuja a fabular para recibir la atención de las personas más ricas de la sociedad. Y lo cierto es que la consigue, subrayan fuentes policiales, evidenciando que entre los denunciantes hay familias poderosas que se habían creído que formaba parte de su "casta".

Nombre falso

Darwin usa un nombre falso y se presenta como un joven de nacionalidad americana –o canadiense, en ocasiones– que se halla en España para heredar una gran fortuna familiar. Sustenta su ficción de alta cuna con estrategias como mostrar capturas del teléfono de supuestas cuentas corrientes mareantes o haciéndose pasar por su padre en conversaciones de whatsapp. La realidad es que no consta que su familia sea rica.

En España no ha trabajado legalmente en ningún lugar, que conste a la policía. Sin embargo, ha alcanzado acuerdos extraoficiales con algunas víctimas a las que ha devuelto cantidades importantes de dinero, un hecho que ha llevado a los policías que lo han investigado a sospechar que, aunque no sea el heredero de ninguna fortuna, sí dispone de efectivo, pero de procedencia desconocida. 

A finales de enero, o a principios de febrero, Darwin, acosado por distintas unidades de investigación de la Policía Nacional y por el rumor acerca de sus estafas que tuvo que correr por las capas altas de Madrid, se instaló en Barcelona. Desde entonces, ha sido denunciado por cinco víctimas distintas.

En libertad

La primera denuncia contra Darwin en Catalunya la presentó una mujer a quien alquiló la planta baja de un chalé. La engatusó para que le dejara probar la casa un fin de semana entero antes de firmar un contrato por 18 meses. La mujer aceptó a cambio de una fianza que Darwin fingió que realizaba enseñando una captura de teléfono que era en realidad un montaje. Durante aquellos dos días, llenó de invitados la casa montando comidas, cenas y fiestas.

Tras esta primera denuncia, llegaron a los Mossos las que interpusieron otros propietarios de chalés o apartamentos ubicados en zonas como el Passeig de Gràcia o el municipio Sitges a quienes lio usando la misma estrategia. La última denuncia hasta la fecha presentada contra Darwin es de un hotel de cinco estrellas gran lujo: llevaba varios días hospedado con una mujer en la suite dúplex –que cuesta más de 20.000 euros al mes– y tampoco pagaba la cuenta.

Actualmente, Darwin está en libertad. Las fuentes consultadas por este diario afirman que difícilmente dejará de hacer lo que mejor se le da: mentir a los ricos para vivir como si fuera uno de ellos.

Compartir el artículo

stats