EL SINIESTRO MÁS GRAVE DE LA HISTORIA DE LA CAPITAL

Las causas que dilatan la investigación por el triple atropello mortal de Castelló

Un testigo clave del trágico accidente en la carretera Alcora elude un examen forense y no comparece en el juzgado, pese a tener varias citaciones

Uno de los agentes inspecciona el coche siniestrado en la carretera Alcora en diciembre del 2022.

Uno de los agentes inspecciona el coche siniestrado en la carretera Alcora en diciembre del 2022. / MANOLO NEBOT

Fue el atropello más grave de la historia de Castelló. Eran poco después de las 18.00 horas del 2 de diciembre del 2022 cuando un coche de alta gama, que circulaba a más velocidad de la permitida según la investigación, se subió por encima de la acera en la carretera Alcora y arrolló mortalmente a tres peatones, un hombre de 63 años y dos mujeres,de 70 y 75.

Cuando quedan apenas unos días para que se cumpla un año y medio de esta tragedia, la instrucción judicial todavía no ha concluido. El conductor, de iniciales J.V.G. y de 24 años, dio positivo en el control de alcoholemia con una tasa de 0,41 mg/l, tal y como avanzó entonces este diario, y está investigado por tres delitos de homicidio por imprudencia.

Falta un informe forense

Según han confirmado a este diario fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), el caso sigue en fase de diligencias previas, a expensas de la elaboración de un informe forense respecto a un ocupante del vehículo implicado en los hechos. El conductor iba con dos amigos en el momento en que atropelló mortalmente a los tres peatones. Uno de ellos era el copiloto, de 20 años, quien también resultó herido con politraumatismos y requirió asistencia sanitaria. El otro acompañante, un menor de 17 años que viajaba en la parte trasera decidió huir de la escena del accidente, saliendo por una ventanilla tras haber quedado la puerta completamente atrancada y camuflándose entre el gentío, como ya publicó este diario en exclusiva en su día. Días después, fue identificado y declaró ante la Policía Local, encargada de la investigación del grave accidente, que se asustó mucho y por eso se fue.

No obedece al juzgado

Según ha podido confirmar ahora este diario, una de las cuestiones que retrasan la conclusión de la instrucción judicial es que uno de estos dos testigos ha sido citado en diversas ocasiones por el Juzgado de Instrucción número 1 de Castellón, sin que hasta la fecha haya comparecido para ese examen por parte de los médicos forenses.

Cuando pueda cumplimentarse esa diligencia, y finalizada la instrucción, el juzgado dictará la resolución que corresponda.

La Ley 2/2020, de 27 de julio del 2020, reformó el artículo 324 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, de manera que estableció un plazo de instrucción más amplio, de 12 meses concretamente, prorrogables sucesivamente por periodos iguales o inferiores a seis meses, sin límite --todo ello siempre y cuando estén justificados suficientemente por resolución judicial--. Corresponde al juez cerrar la investigación cuando considere que se ha logrado el objeto de la investigación. En estos momentos, ya se ha cumplido el primer año de instrucción y casi seis meses más.

El conductor sigue libre

El juez instructor acordó la libertad provisional del conductor--con retirada del permiso de conducción y obligación de comparecer de forma periódica en el juzgado--. Adoptó esta decisión tras determinar que «no concurren ninguno de los fines que justifiquen la prisión provisional, como el riesgo de fuga, debido al arraigo familiar, social y laboral que tiene el investigado». La decisión causó estupor entre los castellonenses, puesto que en otros casos en los que había una única víctima sí se interesó la prisión, mientras que en este caso, con tres finados, quedó libre.

Suscríbete para seguir leyendo