Juan Antonio Orenga ya ha vivido su primera mañana como entrenador del TAU Castelló. El técnico castellonense ha sido presentado en el 'showroom' de TAU Cerámica en Onda, donde ha estado acompañado por el presidente del club, Luis García, y otros directivos, así como por varios representantes de la empresa cerámica.

El preparador castellonense ha reconocido estar "muy contento de volver a casa" y se ha mostrado "muy ilusionado". "Me fui de Castellón cuando tenía 15 años y ya han pasado 40. Creo que era hora de volver. He estado seis años fuera, en Egipto y China, y renuncié al año de contrato porque quería estar en casa. He tenido la oportunidad de ver los partidos del equipo y, de hecho, pensaba que Toni (Ten) iba a seguir, pero cuando él decide irse tras mucho tiempo de hacer un trabajo excelente, surge la posibilidad, aunque es más que eso: es la ilusión, el equipo de mi vida, de mis amigos".

"Vengo a dar el empujoncito que nos permita dar el salto de calidad, sin una meta final, pero haciendo un bloque competitivo y manteniendo el corazón del equipo. En mi debe no conozco la categoría al 100%, la he seguido y tengo el tiempo suficiente para analizarla con la ayuda del cuerpo técnico, de Frederic. Es una gran ilusión que todo salga fenomenal y espero que la gente se anime porque necesitamos que el Ciutat se llene", ha añadido.

Un referente del baloncesto

Orenga llega a Castelló con una larga trayectoria a sus espaldas tanto como jugador como entrenador y, sobre esta circunstancia, ha contado que "he sido un personaje público toda la vida. Jugué con 19 años en la ACB, estuve 14 años en la Federación... Y volver a la LEB también es un poco volver a casa, he trabajado con todas la categorías de formación y, si puedo servir de referente o de ayuda para que la liga vaya a más, adelante".

 Su antecesor: Toni Ten

"Todo el mundo pensábamos que iba a continuar, pero su decisión es comprensible porque busca otras cosas. Quiere seguir creciendo y ahora es una responsabilidad muy grande para mí, porque llevaba muchos años haciéndolo bien. Los equipos que han bajado, los que no suban y un par de clubs más van a tener unos grandes presupuestos. El reto es competir cada partido, que a través del esfuerzo seamos un equipo difícil de ganar. Nunca me ha dado miedo afrontar las responsabilidades", ha comentado.

 Vuelta a casa

"Tenía en mi debe que debía haber estado más cerca de Castelló porque en estos 40 años solo venía una semana al año, siempre compitiendo, en verano y en invierno. Veía a mis amigos más cuando ellos venían a verme, pero es ahora cuando surge la posibilidad y de devolver a la ciudad lo que me ha dado. Empecé a jugar en el Instituto Ribalta; al principio no lo entendía, era más de fútbol, pero al final ha sido mi vida, si no, hubiera estudiado Arquitectura... Pero al final el baloncesto me lo ha dado todo. Si ahora puedo ayudar más aquí..."

Estilo de juego:

"Ternemos que cerrar primero el equipo, ver qué jugadores tenemos, pero sí tener varias opciones de juego, con un juego veloz y divertido. Me gustaría ser fuertes defensivamente y agresivos. Llegar y desmontar al equipo es un error. Todos tenemos que dar un paso adelante a nivel defensivo, se lo he comentado a los jugadores". 

Análisis de la temporada 2021/22:

"La lesión de Edu ha sido clave porque es uno de los mejores tiradores de la categoría y facilita el trabajo a los demás. Y también la de Jorge Bilbao, que da corazón y defensa al equipo. No solo nuestro equipo, sino hay muchos altibajos en todos lo partidos de todos los equipos. Debemos controlar más eso vaivenes en el equipo, pero son jugadores que están formándose y es trabajo del entrenador. Vamos a intentar que el control del partido sea nuestro. Las lesiones lo condicionaron mucho", ha lamentado.