Peñíscola es de sobra conocida por sus extraordinarias playas y la multitud de propuestas de ocio que ofrece en los meses de verano, sin embargo, el encanto de esta joya mediterránea se multiplica con los colores, los olores y los sabores otoñales.

Con un ambiente más tranquilo y sosegado, Peñíscola recobra su auténtico encanto de pueblo marinero, entre amaneceres húmeros y atardeceres cálidos, al término del verano; coronada con cielos anaranjados con el color del fuego, que la visten gracias al viento que suavemente despierta cada tarde.

La localidad mantiene una rica y variada oferta, en cualquier estación del año. Mediterráneo

Naturaleza

A los largos ratos al sol, que es ahora más suave, se suman tranquilos paseos por la arena que recorre sus más de siete kilómetros de litoral urbano; además, la temperatura es aun suficientemente suave como para recorrer el Parque Natural de la Sierra de Irta, acabando con un baño en una de sus dieciséis calas naturales.

El encanto de su ciudadela llena de casas blancas y calles empedradas suma al ambiente salino del mar que las rodea el aroma de las calabazas horneando en las casas y de las hojas de los árboles que crujen cayendo sobre las piedras que construyen el tómbolo.

Peñíscola ha sido escenario de emblemáticos títulos de cine y televisión. Mediterráneo

Peñíscola de cine

Es una experiencia distinta, una Peñíscola que se redescubre desde la calma, con su mismo encanto, pero vivida lentamente, como las recetas tradicionales que se cocinan lento.

Este mes de octubre, además, Peñíscola arranca programación cultural para todo el invierno, con una propuesta cinematográfica dedicada a homenajear al Maestro, en el año de su centenario.

pEÑÍSCOLA DE CINE Mediterráneo

El Año Berlanga llega a Peñíscola con multitud de actividades y propuestas a lo largo del puente, con el objetivo de divulgar y compartir la relación entre el cineasta y la ciudad en el mar; una oportunidad única para quienes quieran descubrir el origen de la Peñíscola de Cine.

Además, la adhesión de la localidad al Circuit Cultural Valencià y la programación prevista por el IVC en el Palau de Congressos de la ciudad, suman propuestas culturales semana a semana, un atractivo irresistible para una ciudad llena de patrimonio e historia.