Es un auténtico desconsuelo el que te embarga cuando reparas en que tus azulejos, tan resplandecientes cuando estrenaste tu casa, están ahora ennegrecidos por el paso del tiempo y, dicho sea de paso, por tu reincidente descuido higiénico. Siendo razonables, la mugre que germina en las juntas es el tipo de suciedad que más rápido emerge y que más esfuerzo exige para exterminarla.

Por suerte, existe un producto casero denominado piedra pómez, que no solo sirve para limar las rozaduras de las manos y pies; también es uno de los trucos más útiles y seguros para limpiar tus renegridos azulejos. Pero ¿cómo se utiliza la piedra pómez? El modo de empleo es sencillo. Primero, uno necesita pertrecharse de los siguientes útiles: un par de guantes de látex, agua caliente, un limpiador casero (el usado para lavar el baño) y, por supuesto, una piedra pómez.

Modo de empleo

Productos de limpieza. Michael-T, Pixabay

Para limpiar tu cocina o baño, sigue estas pautas:

  1. Sumerge la piedra pómez en agua caliente hasta que se reblandezca (antes de continuar, confirma que la piedra se ha ablandado; si no, dañarás la superficie que limpias).
  2. Cuando se suavice la piedra, enfúndate los guantes.
  3. Vierte un poco de limpiador en los azulejos. 
  4. Procede a restregar la piedra pómez contra las mancha de las juntas.
  5. Por último, enjuaga y seca la superficie que has limpiado.

 La piedra pómez se puede adquirir en cualquier ferretería o supermercado. Si decides comprarla en Amazon, asegúrate de que el artículo es apropiado para la tarea en cuestión (limpiar azulejos, eliminar callosidades, etc.).