El ex Beatle Paul McCartney y la ex modelo Heather Mills, cuyos abogados

mantienen una tensa batalla en su proceso de divorcio, han llegado a una

"tregua" para evitar perjudicar a la pequeña Beatriz, la hija de tres años que

tienen en común, señala hoy el dominical "News Of The World".

El tabloide británico muestra fotos del momento en que McCartney se reunió un

día de esta semana con Mills para recoger a la niña, cerca del domicilio en Long

Island, Nueva York, donde reside la ex modelo. En esas instantáneas, el cantante

y la ex maniquí se muestran más "cercanos" que nunca desde que decidieron

separarse.

Según observa el periódico, es la pequeña Beatrice la responsable de la nueva

actitud que ahora muestran sus padres ya que "está deshaciendo el muro de hielo

que hay entre ambos". Una fuente cercana a la pareja que cita este tabloide

relata que además de ese encuentro, a principios de semana la pareja ya se había

reunido en secreto en la casa de McCartney para almorzar en familia durante dos

horas. "En las últimas semanas, Paul ha sido más complaciente con Heather, las

tensiones y el estrés de hace un año se han suavizado y ahora se ven cara a

cara", informó la fuente.

Además, parece que el ex Beatle ha pedido a Heather que no traten los temas

del divorcio cada vez que se reúnen con la niña y que tiene la sensación de que

son los abogados de ambos los que están creando las "tensiones" entre los dos,

añade el diario.