Alfredo y su familia del Hotel de Ares, así como los amigos, realizaron la matanza del cerdo. Animan con esta fotografía a que las sanas tradiciones perduren.